Búnbury entra #Encampaña

Sí, lo sé, os habéis quedado tan impactados como yo: Búnbury entra en campaña y este es su cartel electoral.

Ah, no, que es el anuncio de un concierto, vale, vale, mejor, así ni mis lectores ni yo necesitaremos el desfibrilador. Es que sumida en el estado de confusión que están generando estas elecciones, con candidatos tan intercambiables entre derecha e izquierda, entre izquierda que se dice “rupturista” e izquierda “que se rompió ella sola” (Galicia) etc ya asumí el careto del cantante maño como uno más que se apunta a la fiesta. Cosas del mobiliario urbano típico de unos comicios, hoy bajé de casa y primero me comí el primer plano con coleta de Elena Valenciano (PSOE); cuando aún no me había repuesto del golpe, tres individuos de cuyo nombre no puedo acordarme siguieron mi paso con una extraña aura blanca tras sus vestido-túnicas de igual color; de pronto, cuando aún iba pensando si los de antes eran la Troika en son de paz o antiguos neurosiquiatras de los que te encierran y te hacen una lobotomía, me di de bruces con una irreconocible Ana Miranda (BNG) y sí, como ella, me quedé con la boca abierta imaginando al que le seleccionó la foto del cartel porque… Aniña, así te lo digo, es tu peor enemigo. Por fin llegué a la panadería, a la industrial no a la artesana porque hoy me apetecía un Donuts para desayunar, sin embargo, finalmente, salí sin pagar y me fui al bar a que me hicieran unas tostadas con pan de verdad porque el rostro con canas de la soberanía alimentaria (Lidia Senra, AGE) así me lo imploraba.

Con las pilas cargadas por la cafeíana y por las calorías -por mucho que digan que el pan no es lo que engorda sino lo de dentro- proseguí mi marcha y fue cuando lo encontré a El, así, como uno más, que si no te fijas en las letras tranquilamente podrías llegar al colegio electoral el día 25 y preguntar dónde está la papeleta de ese chico con chaleco y rizos que parecía tan asustado entre tanta hembra.

Así que sí, Búnbury entra en campaña, aunque sea metafóricamente hablando, y no es el único. En unas declaraciones sin precedentes, ayer Julio Iglesias proclamó en una rueda de prensa en Londres que el Federalismo es el futuro. Y no,  no es cosa mía, si hay alguien confudido ahora en todo caso será él, de ahí, imagino, que la redactora de la noticia aclarase que el cantante #marcaespaña había estado algo disperso en la conferencia. ¿Será que la periodista es independentista y por eso aportó ese dato?, ¿será acérrima defensora de la unidad de España? ¿o simplemente habrá querido advertir de que Julio ya está algo gagá? Pues ojo, porque se dice que los viejos, como los borrachos, son los que dicen toda la verdad; a la vejez viruelas, You Know.

Lo que no me acaba de quedar claro es, en Galicia, por donde digo yo que Iglesias se presentaría como candidato, ¿dónde encajaría mejor su ideario?

Los amigos del “folk autorizado” estoy segura de que dirán que con las siglas de los “rebeldes del folk” o “hipsterfolks”

Con los de la rosa y el puño… tendría coherencia, pero siempre se han decantado más por lo indie-pop, por lo menos por estas periferias. Aunque la verdad, quizás Pepe Blanco no le hiciera ascos, el problema es la Valenciano… o mejor dicho, el foulard de la Valenciano, que aún no tengo muy claro con qué combinarlo.

La mayoría sé que pensamos que para ir bien conjuntado su pareja natural sería el PP porque somos así de clásicos, el blanco con el negro, el negro con el rojo… pues para que veáis, lo malo que es el prejuicio.

Sea como fuere, con papeleta para depositar en urna o con publicidad para una gira, la música siempre ha estado presente en campaña. Por nómina o por compromiso, los músicos han puesto las partituras y los políticos, la batuta. Mañana se cumplirá la primera semana de ritual electoral, ¿no estaría bien un cambio?. Hombre, yo a Búnbury… quizás lo veo un poco Rosa Díaz, España España Bandera Bandera

pero… será por opciones 😉

——————————————————

“Eskorbuto al parlamento” iba a ser promocionado en los espacios electorales gratuitos que Televisión Española pone a disposición de todos los partidos políticos, incluso los que no tienen representación parlamentaria. El plan era recoger el número de firmas estipulado por la ley y constituir a Eskorbuto como partido político (1986)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s