Decálogo imprescindible para reclutadores

Ya está, ya me cansé. Después de leer el enésimo informe sobre Los 10 mandamientos para encontrar trabajo, esta vez en las redes sociales, creo que ya va tocando hacer un decálogo para todos aquellos que ofertan dichos empleos.

Creo, además, que es el momento perfecto, ahora que ya sabemos que la legislatura acaba con menos paro pero con menos gente trabajando, esas cosas de las estadísticas que nunca consigo entender bien. Acaba la legislatura y termina también el año, ascendiendo a la categoría de eso que llaman paro de larga duración. Conste que, como más o menos joven que soy, he probado la experiencia de la emigración; como buena española, obviamente tengo mis curros en negro y como buena periodista, escribo titulares sin cobrar. También soy  ejemplar como buscadora activa de empleo y, por tanto, me he leído y cumplido todos los tips de entre 8 y 10 puntos sobre cómo elaborar un CV, cómo acudir a una entrevista de trabajo…. o cómo vivir de tocarte los huevos a base, fundamentalmente, de redactar obviedades.

Búsqueda de empleo

Tengo mi ego pero, sobre todo, tengo mis dudas y revisada una y mil veces mi hoja de vida, a ver dónde estaba mi tara, me he dado cuenta de que luce lo suyo, mi CV, claro, no mi tara. Vamos, que en cualquier caso no desdice, y mucho menos al lado de los perfiles de quienes supuestamente tienen la varita mágica para convertir tu valor en empleo. Que yo también soy de las que espía en Linkedin.

El problema es que uno de tantos mandamientos recomienda no ir de listilla y por eso mis labios han estado sellados hasta el momento de, por ejemplo, no volver a saber nada de una empresa de comunicación que escribía erramientas así, tal como suena, debe ser por aquello de que la h es muda. Sí, he dicho bien, una empresa que no sólo buscaba un técnico de comunicación sino que su área de trabajo era, supuestamente, la lingüística. O recibir consejos 3.0 de quien, a estas alturas y pese al .0 no tiene ni siquiera una plantilla automática, ya no pido un correo personalizado, para confirmar que el CV se ha recibido correctamente.

los-diez-mandamientos.jpg

Así que, como las películas de Antena 3 de las tardes de domingo, ahí van mis mandamientos -que seguro son los de muchos- basados todos en hechos reales. Voy a eludir los nombres, no sólo por respeto sino sobre todo porque tampoco quiero ser tan suicida como para ganarme más enemigos de los que ya pueda provocar el artículo incluso siendo discreta.

  1. No pidas creatividad e ingenio cuando has optado por una cutre-plantilla para definir el perfil de la persona a contratar, que se adapta tanto a un archivero como a un manipulador de alimentos.
  2. No hagas copia y pega, porque es probable que a veces no se adapte al puesto que intentas definir.
  3. No abuses de neologismos o del mal del marketero, esa enfermedad que les obliga a introducir dos palabras en inglés tras cada palabra en español. Y no lo hagas sobre todo cuando ni siquieras sabes escribir correctamente Community Manager.
  4. No vayas de Executive Recruiting cuando después tardas varios días en contestar a un twitter y jamás respondes al correo al que animas a que se te escriba.
  5. No convoques un puesto cuando realmente quieres contratar otro perfil.
  6. No publiques, ni felicites, ni presentes a tu nuevo fichaje antes de cerrar el plazo de recepción de CVS o de finalizar el proceso. El mundo es muy pequeño y hay más gente que yo que sabe atar cabos.
  7. No te comprometas, en tus estatutos, a una transparencia a la que no estás obligado, por tratarse de puestos de confianza, si ya tienes claro quién va a ser esa persona de confianza.
  8. Relacionado con lo anterior, no contestes por escrito que “tras recibir x candidaturas, el comité de selección se quedó con 20, a las que ya no se las entrevistó porque eran todas conocidas, decantándonos finalmente por fulanita y menganita”.
  9. No evites especificar de manera clara los tiempos del proceso e intenta contestar siempre, aunque sea a través de ese correo autómata, para confirmar la recepción del CV. Sobre el resultado, hay fórmulas para evitarlo, pero tendrían que ir indicadas en la oferta (si en dos semanas no nos ponemos en contacto contigo, etc)
  10. No olvides que quien hoy aspira a ser tu empleado, mañana puede ser tu cliente, hoy mismo ya lo es, en cierta manera, y la percepción que obtenga de ti repercutirá de manera negativa en tu tan cuidada Marca.

Estos mandamientos se resumen en dos: Cuánto daño han hecho los MBA y no importa que vistas de Loewe, si no tienes un contacto, es inútil que sigas rezando.

Loewe

P.D No, no vayan a buscarme ni a linkedin ni a infojobs porque me cansé de actualizarlos. Si me quieren, léanme, escríbanme o contrátenme, o las tres cosas a la vez, vaya. Aunque haya publicado el peor día de la semana, sin enlaces  y en el peor contexto, pues son otros temas los que hoy marcan la agenda.

 

Anuncios

2 comentarios en “Decálogo imprescindible para reclutadores

  1. Gracias por este imprescindible decálogo, por fin alguien llama a las cosas por su nombre.. .y como dice Sabina, ojalá ser valiente no saliera tan caro y ser cobarde no valiera la pena. Un abrazo.

    • Muchas gracias, Elisa. La pena es que, como bien dices, llamar a las cosas por su nombre sale muy caro o no sale, según se mire, porque pasó sin pena ni gloria, sobre todo entre los “afectados” o “gurús” de estas cosas. Seguiremos en la lucha. Un abrazo para ti también

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s