Balbino y el cambio climático

Belvis

Espacio verde en entorno urbano (SCQ)

De un tiempo a esta parte, los domingos tienen doble ritual, manifestarse y leer. Como respeto la libertad individual de cada uno de vosotros no suelo meterme mucho en recomendar pancarta pero sí libro. Hoy resulta algo difuso definir la frontera, porque hoy es uno de esos días en los que cobra mayor sentido el título de esta sección: #alairelibro.

Surgió de una iniciativa universitaria en Bogotá que pretendía recuperar el espacio urbano para sus ciudadanos, promover ciudades amables para actividades tan sanas como la lectura. Conseguir este objetivo no es una cuestión sólo de urbanistas y de civismo sino que es una tarea de todos, que comienza por lo más básico, preservar el aire para respirar, de lo que dependerá  buena parte de todo lo demás.

el-principito-y-la-rosa

Cumbre de París

A un día de que los grandes estadistas se reúnan en París en una Cumbre sobre el Cambio Climático, hoy mucha gente saldrá a la calle como forma de presión para que dicha Cumbre no se limite a lo de siempre, a compromisos para incumplir o a la falta de los mismos por parte de países con puntos de vista muy cortoplacistas respecto al medio ambiente.

Pero como suele ocurrir, los ciudadanos van muy por delante de sus representantes y el outfit verde se impone cada vez con más fuerza como tendencia.

Por eso, a los que el tiempo se lo permita, los invito a que  hoy redescubran un lugar y se sienten allí durante un rato, como he hecho yo redescubriendo el parque-bosque de SCQ. Rurales o urbanos estoy segura de que si lo hacen todos oirán la voz de Balbino. O quizás rememoren el diálogo de El Principito con la rosa  o les parecerá ver pasar a un conejo con prisas desde hace 150 años.

Alicia 1

No sólo los verán sino que seguro que los sabrán interpretar mejor porque hay personajes, hay libros que, aunque clasificados dentro la literatura infantil, son universales. A veces se nos olvida, hasta que, de repente, como en el caso de Balbino, se muere su autor y le sacas el polvo a ese estante de la biblioteca. Tal vez si lo hiciéramos más a menudo, de hecho, encontraríamos respuestas fáciles a cuestiones que se nos presentan difíciles sin llegar verdaderamente a serlo, que son una cuestión de simple voluntad.

Eu son Balbino. Un rapaz de aldea. Coma quen dis, un ninguén (…) Vexo o mundo darredor de min e adoezo por entendelo (…) Ninguén me di para que serven as estrelas nin onde morren os paxaros.

Memorias dun neno labrego

(Neira Vilas. Editorial Galaxia)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s