Balbino y el cambio climático

Belvis

Espacio verde en entorno urbano (SCQ)

De un tiempo a esta parte, los domingos tienen doble ritual, manifestarse y leer. Como respeto la libertad individual de cada uno de vosotros no suelo meterme mucho en recomendar pancarta pero sí libro. Hoy resulta algo difuso definir la frontera, porque hoy es uno de esos días en los que cobra mayor sentido el título de esta sección: #alairelibro.

Surgió de una iniciativa universitaria en Bogotá que pretendía recuperar el espacio urbano para sus ciudadanos, promover ciudades amables para actividades tan sanas como la lectura. Conseguir este objetivo no es una cuestión sólo de urbanistas y de civismo sino que es una tarea de todos, que comienza por lo más básico, preservar el aire para respirar, de lo que dependerá  buena parte de todo lo demás.

el-principito-y-la-rosa

Cumbre de París

A un día de que los grandes estadistas se reúnan en París en una Cumbre sobre el Cambio Climático, hoy mucha gente saldrá a la calle como forma de presión para que dicha Cumbre no se limite a lo de siempre, a compromisos para incumplir o a la falta de los mismos por parte de países con puntos de vista muy cortoplacistas respecto al medio ambiente.

Pero como suele ocurrir, los ciudadanos van muy por delante de sus representantes y el outfit verde se impone cada vez con más fuerza como tendencia.

Por eso, a los que el tiempo se lo permita, los invito a que  hoy redescubran un lugar y se sienten allí durante un rato, como he hecho yo redescubriendo el parque-bosque de SCQ. Rurales o urbanos estoy segura de que si lo hacen todos oirán la voz de Balbino. O quizás rememoren el diálogo de El Principito con la rosa  o les parecerá ver pasar a un conejo con prisas desde hace 150 años.

Alicia 1

No sólo los verán sino que seguro que los sabrán interpretar mejor porque hay personajes, hay libros que, aunque clasificados dentro la literatura infantil, son universales. A veces se nos olvida, hasta que, de repente, como en el caso de Balbino, se muere su autor y le sacas el polvo a ese estante de la biblioteca. Tal vez si lo hiciéramos más a menudo, de hecho, encontraríamos respuestas fáciles a cuestiones que se nos presentan difíciles sin llegar verdaderamente a serlo, que son una cuestión de simple voluntad.

Eu son Balbino. Un rapaz de aldea. Coma quen dis, un ninguén (…) Vexo o mundo darredor de min e adoezo por entendelo (…) Ninguén me di para que serven as estrelas nin onde morren os paxaros.

Memorias dun neno labrego

(Neira Vilas. Editorial Galaxia)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Silence is sexy

El arte de callar. De silenciar el ruido, que no solo es sinónimo de la suma del caos y del claxón sino también de nuestras propias palabras.

templo

Templo camino de Amber Palace

En el país de la espiritualidad y de hablar más con la mirada, con la sonrisa y con el corazón, empiezo a pensar que la multitud de dioses y la de ancestrales templos diseminados a cada paso tiene más que ver con protegerse de la contaminación acústica que con cualquier otro motivo más elevado. De hecho, hoy, que nos colamos en un rezo de mujeres Hare Krishna, entre mantra y mantra, una de las veteranas leía el periódico y las últimas de la fila aprovechaban sus canas para permitirse estar de espaldas a los rezos y hablar de sus cosas.

Respirar y oír

Los males de Delhi y su incapacidad para presumir de su carácter verde se multiplican a medida que avanzamos hacia el oeste y si en Delhi me costaba respirar, en Jaipur casi no puedo oír. Y no es que en Delhi se valorara el silencio ni que Jaipur se libre de los malas humos, creo que simplemente es una cuestión de decibelios.

baño realidad

Subida al templo de los monos

Supongo que es la otra cara del baño de realidad que supone vestirse el traje de “turista” o “traveler” y viajar a la India. La paz y la reconciliación con uno mismo no vienen precisamente de la estampa idílica del yoga y de la meditación sino de cagarte en Buda por el mundo de mierda que hemos construido, del que somos cómplices y partícipes, y por su gente.

Smile

Una sonrisa vale más que mil palabras y en este país, y sobre todo en este Estado, se sonríe mucho y bien. Si cuando yo digo que el rosa favorece, es por algo y prueba de ello es que esta ciudad es la ciudad rosa, con su Pink Plaza y su Pink fiesta. Por eso, cada vez que el estruendo amenaza con hacer estallar mis tímpanos, observo y acompaño con un smile a sus más de tres millones de habitantes, para así intentar evadirme y seguir fluyendo.

Sonrisa niña

Foto Isabel Allende Robredo

Intento escuchar los motivos de su felicidad, cuando su miseria, ya no su pobreza, es tan explícita, y me planteo una nueva hipótesis, que el ruido sea una forma de no dejar oír los gritos de desigualdad que estas gentes no dan. El ruído del claxón y de nuestras propias palabras: escrutando, juzgando, condescendiendo. Pido un poco de silencio, please, precisamente para poder escucharnos.

Recordad que Turista Accidental también está en Facebook para complementar las entradas y/o añadir otro tipo de material, como pies de foto o algunos vídeos. En estos momentos, vídeo de la Pink Fiesta.