Estoy de saldo

Me he ido de rebajas. Sí, sé que no debo -realmente no puedo- y soy consciente de que este post me puede costar la concesión del subsidio Prepara, pero necesitaba darme una alegría. En mi defensa alegaré que no he invertido ni la décima parte de los mil euros que una señora del Barrio de Salamanca confesó haberse gastado en respuesta a una pregunta de Thais Villas para un reportaje de El Intermedio. Que no digo yo que si tienes pasta no hagas con ella lo que te salga del coño pero vaya, que tal y como está el país y tal y como está el mundo quizás deberías de tener un poco más de recato a la hora de hacer determinado tipo de declaraciones públicas. ¡Pero con los ricos hemos topado!

Mi presupuesto se ha adaptado a ese momento del mundo Inditex de: “todo a 5,99” o a “7,99”, pero conste que no tanto porque las circunstancias no me permitan mayores despilfarros, sino porque es cuando mejor se compra si lo que realmente quieres es un capricho que te levante un poco la autoestima que el SEPES se ha vuelto a cargar. Es ese momento en el que aparecen las prendas que nunca has visto, tal vez porque provengan de otra tienda o porque realmente son de otra temporada, algo ilegal, todo hay que decirlo. El caso es que, por lo menos, no saldrás a la calle uniformada, aunque sí algo avergonzada, porque por muy diferentes que sean tus compras, el Made In… tendrá un mismo denominador común, el de la explotación y nuestras contradicciones.

ABRIGOS_REBAJAS_ZARA_5

Aimara y el dentista

El año y la legislatura han acabado con la trampa estadística de menos paro pero también menos trabajo. Y el año ha comenzado con más de lo primero, con un repunte del desempleo. En este escenario, yo he agotado mi prestación, ingreso en la categoría de parada de larga duración, aunque en mi caso no sea exactamente así, pero el año en Ecuador no cuenta a estos efectos. La verdad es que es una sensación extraña. Es un vértigo nuevo el que te invade, aunque tengas recursos para aguantar un tiempo. La frustración, la angustia y la impotencia que has sentido hasta ahora se multiplican en el mejor de los casos, cuando no te paralizan. Y tienes miedo a ir al dentista. No, no es una licencia literaria, es la realidad que el otro día contaba Aimara en la Cadena Ser, que es coma la realidad de todos. Supongo que porque el dentista no está en la Seguridad Social, quizás porque dentro de los mil y un imprevistos que te puedan surgir y a los que no podrás hacer frente, el subconsciente se impone y elige el dentista como metáfora del pánico, porque es una de las experiencias médicas más desagradables.

dentistas vintage

Cuando oí su testimonio en la radio sonreí y comencé, instintivamente, a comprobar con mi lengua que eso que se intuye como un principio de caries en la muela izquierda es sólo eso, un principio o una obsesión.

Serotonina y orfidal

Escribo esto desde una sala de espera, pues si alguien ha salido beneficiado de la crisis es, sin duda, la industria farmacéutica. Una señora me pregunta si soy escritora, porque ella sí lo es pero la musa sólo se le aparece a las seis de la madrugada. Su primera novela tiene un único protagonista, su perro Bruno, y la última, inacabada, tiene 20, la principal: una monja borracha. No la busquéis en las librerías, porque hasta donde entendí se autoedita y no vende todo lo que le gustaría pero, como la señora del Barrio de Salamanca, se puede permitir no dedicarse a ninguna otra cosa para vivir, sólo que ha preferido la literatura a las compras. Ella entra antes que yo en la consulta, desconozco su mal, aunque claramente no tiene nada que ver con el mío. Yo, como una más de esos cuatro millones de individuos que somos noticia cada primeros de mes, necesito química que me tranquilice y serotonina que supla la alegría que antes me daban poder viajar o comprarme algún vestido de temporada. Hoy, además, creo que me voy a saltar la prescripción y va a caer un orfidal de más porque no entiendo nada.

Desempleados-hacen-oficinas-INEM-Efe_EDIIMA20130730_0544_4

Pasen y vean

Pese a lo mucho que le ha gusta al gobierno criminalizar el paro y considerarlo un chollo del que solo se aprovechan vagos y maleantes, que pretenden vivir a la sopa boba a costa del Estado, convendría recordar un par de cosas. Primero, que es un derecho adquirido por lo que cotizamos y los impuestos que nosostros SI hemos PAGADO durante nuestra vida laboral. En segundo lugar, invitaría a sus señorías a sentarse, simplemente sentarse una mañana entera en una oficina del Inem a ver la vida pasar. Porque la vida pasa más por allí que por los corrillos del Congreso o de la Moncloa, créanme. Se trata sólo de observar, sobran las palabras, sobran las preguntas para poder recrear la realidad que se oculta tras cada cita previa.

Yo suelo acudir con mis mejores galas porque me encanta comprobar cómo funcionan los prejuicios y la indiscreción. Cómo te escrutan de abajo a arriba y de arriba a abajo porque no cumples con el estereotipo, con el perfil estético que se nos ha asignado.

Tres acciones y a vivir

El caso es que tras más de 600 días currando en eso que llaman búsqueda activa de empleo, que es un poco como la labor de las amas de casa, un trabajo arduo, apenas valorado, poco gratificante y no remunerado, y resulta que es ahora cuando te tienes que registrar en portales y ETTs. Es sólo ahora cuando tienes que mover el culo, en el período de los dos meses posteriores a la finalización de la prestación; moverlo y justificar que lo has movido. Por ejemplo, que el propio gobierno te ha incorporado en un programa de Recolocación en Noviembre, tienes que pedir a la agencia correspondiente que cambie la fecha de registro y conste con día de hoy o apuntarte tú a una nueva. Que quizás tengas una entrevista después del día 21 -mi fecha límite- quedaría fuera de la solicitud. Se trata de demostrar que has realizado tres acciones:

-Trabajo de 1 día cuenta como 1 acción

-CVs son 1 acción cada tres, a empresas distintas, obviamente

-Inscripción en dos portales suman también 1 acción (etc)

A partir de ahí, una vez concedida…  acuérdate de poner el cuño a la tarjeta y después, como si te la quieres rascar a cuatro manos; digo yo, porque el sistema mucho seguimiento no va a hacer y mucha preocupación y orientación laboral tampoco te va a ofrecer. Lástima no haberlo sabido antes y lástima ser tan responsable, porque está claro que lo de buscarte la vida desde el día uno que te quedas en la calle no entra en la cabeza de nuestros gestores.

pantalones-cropped-moda-2015

Mis cropped son los de la derecha pero, obviamente, no son de Chloe, 7,99 insisto

A falta de gobierno, súmate al cropped

Estos días en los que damos vergüenza ajena por nuestra incapacidad para desbloquear la formación de gobierno, yo sí he vivido mi desbloqueo personal con la lectura, uno de los daños colaterales del estado de inestabilidad y decaímiento al que te puede llevar no trabajar. Y como no tengo término medio, me he dejado los ojos y el sueño en páginas y páginas de buena literatura. Casualidades de la vida, pero fueron varias las citas en las que se referían a la pérdida del empleo como otro tipo de muerte, aunque haya sido por decisión propia. Porque no se trata sólo de la subsistencia, de lo material, de lo más inmediato: cubrir las necesidades básicas, se trata de mucho más.

Pero como también decía mi bien querido Ramón Lobo, sólo perdí el trabajo, no el sentido de las cosas, así que, con su permiso, pongo punto y final, me visto de estreno y me voy a tomar una caña que, con dignidad, nadie se va a dar cuenta de que voy de saldo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

#Encampaña, Cañete y el desfile de Pronovias

– ¿Cuántos sabíais que la marcha nupcial de casi todas la bodas era un fragmento de Lohengrin?

– (…)

-Vale, pero yo digo cuántos lo sabíais a los siete años.

Los siete años, esa edad en la que, por fin o por última vez, te disfrazas con un traje de novia. Aunque me joda reconocerlo yo también fui una de esas cursi-niñas a las que les chifló el vestido de Lady Di y que aspiró a enfundarse alguna vez en el de su madre. Eran tiempos en los que aún no entendíamos lo del amor libre aunque ahora cada vez tengamos menos libertad para ejercerlo.

La semana pasada se produjeron dos acontecimientos relevantes de los que apenas he hablado: Una reunión de Vips en Barcelona para celebrar el 50º aniversario de Pronovias y la despedida de soltera de la Doctora Peña, una médica muy moderna que apostó por Cañete ¿como el boy de la fiesta?

Si lo pensamos bien, ambos sucesos tienen bastante sentido, porque estamos en el cuatrimestre BBC (bodas, bautizos y comuniones). Son fiestas en las que la frontera entre ir bien o ir disfrazado es muy sutil y equivocarte puede traer trágicas consecuencias. Se me ocurren, por ejemplo, las lágrimas de una futura esposa  a la que has conseguido eclipsar por haber elegido un modelo excesivamente explícito y en un tono tan virginal como el de ella. También  puedes cabrear al cura con un vestido-joya como el que triunfó en la fiesta de Barcelona en el cuerpo de Karolina Kurkova. Una espalda imposible para unos tiempos en los que probablemente se vuelvan a dar misas en latín y en griego, que es mucho lo que la iglesia nos está dando por el culo.

El caso es que entre el estilo y el disfraz siempre hay quien destaca por su naturalidad o mal llamada “campechanía”. Sí, ese al que le revientan los botones de la camisa por la tripa, se remanga para comer los camarones y ya apesta a sudor antes de encabezar la conga, puro en boca.  Quizás muchos consideréis que este tipo de invitado debería entrar en la categoría de “disfraz”, pero no, porque es de  esos tipos que aunque les quites la corbata va a seguir babeando. Cañete es uno de ellos. No me importa que sea gordo, hay ropa XXL; no me molesta especialmente su barba, aunque estoy segura de que sería de las que a mí me dan alergia; puedo obviar incluso que sea conservador, que sobre gustos colores y a mí también hay tonos que no me favorecen pero por lo que sí no paso es porque escupa y hable con la boca llena.

Estoy segura de que también sorbe la sopa -que solo imaginarlo me da dentera-, tan segura como de que lo que pasó el jueves, el viernes y hoy, que aún no pidió disculpas, no fue nada ni nuevo ni imprevisto porque, reitero, él no tiene disfraz en esta ceremonia, por mucho que Rajoy intente imponérselo.

Yo no vi el debate, entretenida con el merchandising de otras fuerzas minoritarias, pero mucho antes del glorioso: “El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado, porque si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista” fue aquello de: “El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno”, que digo yo que quizás fue por eso por lo que después tuvo tanto interés en defender la “ducha fría” como medida de ahorro energético.

Arriesgando, que yo no jugaría con nada susceptible de pincharse en una campaña electoral 😉

¡Ojo!, que no por previsible o reiterado estoy justificando o tratando de quitar importancia a lo sucedido; me sorprende, eso sí, que apenas hayamos reparado en su presunción de supremacía intelectual. En todo caso, hoy como ayer sabemos lo que hay  y, por tanto, deberíamos de contar con alguien que supiese obrar en consecuencia.

Por suerte para muchos y muy a pesar de otros, también supuestamente rojos, estas serán unas elecciones de nueva “afrenta” al bipartidismo. Obviamente no confío en Rosa Díaz para “torear mejor al macho”, por más que el rosa sea mi color favorito, pero reaccionar al envite con un: “Ah, qué quiso decir, que me dejó ganar, pues si gana él perdemos las mujeres”, que solo le faltó añadir: “chincha rabincha” moviendo su inquietante coleta, pues qué queréis que os diga, que está difícil esto de dirimir dónde está la susodicha supremacía.

Estoy convencida de que si Elena en vez de ir de boda fuese de calle habría demostrado algo más de nivel que el que le da adoptar su registro Highschool, que ya solo nos falta verla con sneakers y beisbolera. Claro que ¿alguien sabe realmente a que target representa? Por lo de pronto, por lo menos para mí, lo único evidente es que con su “disfraz” han tratado de quitarle años, han conseguido disimularle el mal carácter por ella misma reconocido pero no han logrado hacerla pasar ni por teenager ni por MILF.

En ambos casos, cuidado, porque tanto si te caracterizas por sorber naturalmente la sopa como si eres de los que te vistes o visten para aparentar lo que no eres tienes todos los boletos para no llegar al altar o, si llegas, no consumar el matrimonio.

 

 

 

 

 

 

#Encampaña, Cantantes

Diferentes tendencias, diversos colores, distintos diseñadores… para una misma Temporada (2014-2019)

¿Quién ha dicho que no todo es Moda?

Y como en la moda y como en la vida Todo pasa y Todo queda… pero lo nuestro es pasar”. Lo que sinceramente no tengo tan claro es que “se haga camino al andar” porque visto lo visto y oído lo oído lo único que veo con nitidez es que las campañas electorales son puro ritual, no llegan ni a pasarela, con un atrezzo, guión y vestuario cada vez menos arriesgados y hasta me atrevería a decir que en muchos casos customizados de campañas anteriores.

¡La party de la democracia!, y utilizo el anglicismo porque para algo el caso que nos ocupa son unas elecciones europeas. Elecciones al Parlamento Europeo, a una “nueva Europa” acabo de oírle decir por radio a un burócrata de Bruselas. La Europa de lo social, la Europa de la integración… sí, sí, se refería a los inmigrantes y sí, sí, la periodista no le repreguntó algo así como: ¿Sabe usted que Lampedusa no solo es el nombre de un escritor, verdad?. La Europa de las 970 leyes y de las más de 40.000 enmiendas creo que era el dato… la Europa que, precisamente estos días, elige también a sus otros candidatos, los que lo suyo es cantar mientros otros… dan el cante. ¿O era al revés? 😉

El CIS decía ayer que más del 50 por ciento de la población en España será probablemente abstencionista; estoy segura de que no fueron buenos sino mejores los datos de audiencia de la TVE estos días con la retransmisión de las semifinales de Eurovisión. Lo afirmo sin contrastar pero rotunda porque las galas han coincidido con la supresión de distintos canales de la TDT y porque han sido trending topic. Además, aunque no vi que solo leí sobre sus estilismos estoy convencida de que eran mucho más vistosos que los de la tradicional pegada de carteles de la pasada noche.

¡Ay, aquellos tiempos en los que ser políticamente europeísta era de lo más cool!.. lo dicho, todo pasa…. pero nada queda, que si los libros de texto pueden cambiar la Historia ¿por qué no puedo yo adaptar el poema? 😉

Sí, es la misma foto de antes pero en blanco y negro claro que seguro que no notasteis la diferencia. Es lo que me pasó a mí esta mañana con los cortes de voz del arranque de campaña, cuando me desperté a base de gritos en la Cadena Ser que se podrían clasificar en: Lugares comunes; palabras con k; “¿Es la guerra, me pone con el enemigo?” o Fueras de juego. Yo le llamo “fueras de juego” a aquellos argumentarios que siempre se salen del guión o del “área” abruptamente para meternos el gol de una Idea Fuerza en el famoso directo televisivo. Sí, creo que si te pitan fuera de juega el gol no es válido pero… sobre todo los que sois groupis o hooligans del mundo deportivo -que no es lo mismo que aficionados-  ya sabéis que cuando se pierde un partido lo más seguro es que la culpa no sea tuya sino del árbitro.

La verdad es que me desperté sobresaltada y como aún tenía mucho sueño por un momento dudé si hoy era hoy o si eran tiempos en los que aún no me había bajado de la caravana. Y conste que en teatro siempre me ha gustado el esperpento; conste también que mi aspecto, recién levantada, hay veces que luce de tal guisa pero… ¡oh my god! ¿En verdad no hemos aprendido nada?. Ya sé que no todo el mundo puede ser como yo y evitar repetir modelo pero recordad que no es una cuestión de fondo de armario, es una cuestión de saber combinar y de creer en uno mismo. Quedarse a esperar a que le salga un grano al contrario es craso error porque los cosméticos contra el acne están cada vez más desarrollados.

Me gustaría poder ser más explícita pero sus egos y sus kilos no me caben en la plantilla (la del blog), solo diré que si no sabes andar en tacones no te subas a ellos, estar segura de ti misma no pasa por repetir alto y claro que tú eres la Única, Autóctona y Distinta, se trata de demostrarlo. Cáete desde unos Louboutin y verás lo que te duele la hostia.

La suma de sueño, inseguridad y rutina, por tanto, solo me invitaron a ajustar las sábanas, dar la vuelta en la cama y seguir durmiendo. Fue el llanto de un alcalde de un pueblo pequeño de poco más de 2.000 habitantes los que realmente me despertaron de este Día de la Marmota. Lloraba la muerte de cinco jóvenes de regreso de un encuentro deportivo.

La Europa de los Pueblos, decía también el burócrata en su entrevista. La periodista le dio paso, casi sin transición, justo después de las lágrimas del hombre-alcalde porque, a veces, cargos y políticos también lloran. El burócrata supo ser más ágil que la profesional y en su primera respuesta reaccionó y transmitió su más sentido pésame. Menos mal, parece que algo de la elegancia europea, esa que no pasa de moda, sí se conserva.

¡Y aún estamos en el día 1!

———————————————————————————————-

Fuentes: Lachicadelcuarto.blogspot.com (Foto tacones) y Gabriela Klepsh (Programas y moda)