Operación bikini

Cuando el finde empieza en juevesla semana, por lógica, sólo puede comenzar en martes 🙂

Porque ya no soy lo que era, el bajón de cuatro días de fiesta -aunque incluya networking- dura de forma directamente proporcional a los días que ha durado la actividad social. Bajón físico, pero sobre todo moral. Y no precisamente por el trabajo que te va a costar deshacer el acolchado que las birras, con tanto mimo, han instalado en tus caderas; sino porque el regreso a la rutina es un hostión de realidad que no hay cosmético capaz de disimularlo.

Y qué decir de lo que representa la rutina para esa nueva clase social en la que también están incluidas muchas personas con trabajo, como bien señala un informe hecho público hoy mismo por la EAPN; es decir, aquellas personas que, plagiando a Jorge Moruno, hemos incluído en nuestras Geografías de la Precariedad… y hasta les hemos regalado un canal 🙂 

“Es una pobreza invisible, porque no pide limosna en la calle, pero habita entre nosotros, en nuestros barrios, en el piso de al lado. Compra las ofertas del súper al que vamos a diario y se las apaña como puede para ir tirando, pero no puede llevar una vida digna”, describe Carlos Susías, presidente de EAPN-España.

La reflexión que planteo, por tanto, de camino al Fisterra Blues primero (previa visita al teatro, a ver A Leituga) y ahora de regreso, que me debato entre la playa y el trabajo es… ¿cómo superar el sentimiento de culpa por cuatro días sin haber customizado ni un solo CV? ¿es el ocio un derecho universal? ¿por qué da vergüenza tomar el sol en mar, terraza o montaña si no estás cotizando a la seguridad social, aunque la playa no cueste dinero? Ah, por lo de las caderas, claro, va a ser eso 😉

Hay informes que dejan claro el incremento del consumo de antidepresivos y ansiolíticos. El cambio en las condiciones de vida de una buena parte de la población: empobrecida, debilitada, con más incertidumbre sobre su futuro, privada de algunos elementos materiales, apartada de las redes normales de protección y apoyo, privada en parte de los servicios sanitarios y de los sistema de ayuda social… todo esto hace que las personas, lógicamente, manifiesten en forma de trastornos la dificultad para tolerar estas situaciones vitales.

”Unidos para defender el derecho a un futuro con salud”

Sarava!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s