Padrón, ¿Normcore o Hipsterpueblo?

No nací para convertirme en coolhunter pero debería. Este fin de semana, al menos, descubrí que ese debería ser realmente mi oficio. Tal vez por deformación profesional, porque después de tantos años gestionando identidad nacional  vi en el ejemplo de Padrón una  buena oportunidad anti autoxenreirao tal vez porque iba tan Normcore para el evento que por un momento me sentí Lovely Pepa  con algo más de neuronas, menos seguidores, menos nómina pero, sin duda, mucho más cachonda.

Padrón es una pequeña y noble villa de la provincia de A Coruña cuya población de alrededor de 13.000 habitantes se reparte entre cinco parroquias: Carcacia, Cruces, Herbón, Iria Flavia y Santiago de Padrón, o lo que es lo mismo, entre sus tres personajes más destacados, según Wikipedia y por orden de antigüedad: Rosalía de Castro, Camilo José Cela y Pepe Domingo Castaño.

Hay otra definición popular que, haciendo un juego de palabras con uno de los poemarios más conocidos de la “Santiña”, dice que sobre Galicia pesan dos Negras Sombras, una en Ordes y otra en Padrón. En Ordes porque, viajando por el norte, la luz se apaga justo al cruzar su frontera y en Padrón porque solo abandonas Mordor una vez que atraviesas las tierras de La colmena, siguiendo camino hacia el Sur o hacia el Oriente.

Sí, eso de ahorrar en “bombillas” es una forma como otra cualquiera de hacerte la Pascua pero quizás es precisamente por ello o para compensar por lo que durante tres semanas y siempre coincidiendo con la Semana Santa, el ayuntamiento tira la casa por la ventana, le da gas al amplificador y no repara en gastos en pirotecnia.

Yo llegué al final de las fiestas así que me perdí los fuegos de colores pero no el gran escenario ni la aún mayor suma de carpas con pollo picantón, pulpo y churrasco en las que cenamos.

Contaba una adulta nostálgica que a esas horas los que no estaban bajo los toldos estaban en los soportales y que un buen número de parejas había nacido de este tipo de mesas.“Mesas de estreno” porque aunque la foto no sea realmente buena os garantizo que, como si fuera domingo, esos outfits olían más a etiqueta que a los efluvios de unas ollas gigantes sin extractor.

¿Cómo definirlos…? me cuesta. Demodé no eran; respiraban aire entre conservador o clásico con alguna concesión a la Italia extrema; los colores no eran estridentes y quizás la ropa ni siquiera fuera de mercadillo, siendo Padrón una de las mecas de este tipo de “tiendas”, que también ya nos vale, perdemos el culo por visitarlas cuando estamos fuera y sin embargo renegamos de ellas cuando están tan cerca.

Si a esta experiencia le sumáis la de la otra pata de la mesa -de la que no guardo imagen gráfica- la de las Paris Hilton de aldea… ¿podría o no podría ser Padrón pionero de una nueva tendencia, la del “Hipsterpueblo”, por ejemplo? no en vano, el pasado mes de Febrero ya fue pionero en algo, nos cuenta el presidente de la Fundación Rosalía de Castro , que tira para casa y asegura con contundencia que no solo pioneros sino los primeros en inundar las redes de lo que ahora ya es moda: Los selfies colectivos

Padrón, Normcore, seguro que no es porque se supone que este nuevo concepto se refiere a: “Adoptar lo común en vez de buscar la diferencia o la autenticidad. Es el antilook, que abraza lo soso, lo insípido, lo corriente o lo aburrido”.

Nace, dicen las lecturas especializadas, como reacción lógica al “hipsterismo que ha devenido en loco, como el barroco devino en rococó” y como “forma de hartazgo al dream team de las Street Style o de las It girls globales”.

Obama, Steve Jobs e Inés de la Fressange figuran entre sus máximos exponentes; en cuanto a su decálogo de imprescindibles figuran las New Balance, la ropa de abrigo North Face, la ropa anodina de Isabel Marant o las sandalias planas de Celine, eso sí, con alguna prenda de Carrefour, el Lidl o Decathlon. Ante lo que la pregunta es: ¿Acaso esto no es otro tipo de hipsterismo pero con coartada?.

Padrón lucía  entre stilettos inalcanzables, mucho brushing sin serum y algún top crop lucido sin ningún tipo de complejo.

 

La actuación estelar fue la de David Civera -que a él sí que habría que detenerlo- y Astarot sus teloneros, un grupo heavy especializado en versionar sin morriña ni saudade los típicos cantos populares de cualquier borrachera.

Entonces ¿qué?, ¿lo declaramos, lo reivindicamos o le preguntamos a los 56’9 K de seguidores de Alexandra Pereira?

Padrón, primer Hipsterpueblo; el hipsterismo llevado a su extremo y este, su himno sin reverencia 😉

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Padrón, ¿Normcore o Hipsterpueblo?

  1. O que me perdín! Pero bueno…igual o próximo domingo con sorte volvemos lucir así de superguay…hai que amortizar a inversión neses estupendos outfits. Haberá que irlle tomar un vermú que disque vai sair o sol!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s