Misma previsibilidad, mejor vestuario

Moncho Fuentes-Salon

Moncho Fuentes-Academia Galega do Audiovisual

Nunca me había resultado tan fácil resumir un evento en 140 caracteres. Creo que, si no fuera por lo del vestuario, el titular, incluso, sería válido para cualquier otra edición y cualquier otra gala: del audiovisual nacional, del estatal, del internacional…

Cada vez me aburren más hasta los photocall, sí, no debo de estar pasando por un buen momento. Y casi mejor, porque cuando hablo de un mejor nivel en el dress code me refiero al de las “entregadoras”; una vez cerrado el telón… la realidad, como siempre, estaba ahí fuera y eso que en esta ocasión yo no estaba presente, pero con las fotos e imágenes que he visto he tenido suficiente.

Hace tiempo que no me cuela eso de que saltarse el “protocolo” es un super acto de rebeldía, una reafirmación de identidad o algo así, de que a mí nadie me impone una pajarita o una falda midi. Es una simple cuestión de buen gusto y de respeto hacia uno mismo. He visto frikis y punkis mucho más fieles a su estilo que buena parte de los peor vestidos presentes en la sala. Porque no se trata de disfrazarse, ni de alta costura ni de pret a porter, se trata, simplemente, de ser y estar.

Como lo hicieron…

Mabel Ribera

monchorosa

Moncho Fuentes-Academia Galega do Audiovisual

o…

 Isabel Blanco

Isabel blanco

Moncho Fuentes-Academia Galega do Audiovisual

y también…

 Jorge Coira y Araceli Gondá, inaugurando década ¡oh wait! apuntándose al clutch como Isabel

araceli jorge

Moncho Fuentes-Academia Galega do Audiovisual

Quizás es que la rebeldía tenga más que ver con la desgana de acudir año tras año a la misma gala. Un acto que, como ya apuntamos Nacho Mirás –ausente siempre presente- y yo hace dos años debería hacerse para ellos mismos, para el sector. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Y el que no esté conforme que deje de envenenar en cuanto ha resuelto lo de los besos de judas –que en eso sí que nadie se salta el protocolo- y se atreva de una vez a hacer la contragala.

Conste que quizás el espectáculo de ayer nos dio una de las claves de por qué funcionan mejor unas ediciones que otras o, mejor dicho, según las últimas que yo he podido presenciar, la de ayer, a nivel comunicación, sí consiguió enganchar y no creo que haya sido por el guión, o tan sólo por él.

No me atrevo a decir que por primera vez -porque no sería rigurosa y, sinceramente, no tengo ganas ahora mismo de investigarlo- la gala fue conducida por una comunicadora profesional, por una periodista, y eso se nota. Ups, perdón, me sopla aquí el tocapelotas que tengo a mi lado que también presentaba Touriñán, es cierto, me pareció verlo, creo que ganó peso, es lo único que recuerdo.

marga pazos

MF-AGA

Marga Pazos se lo comió con patatas, llenó ese escenario-andamio –como dijo alguien en un tuit- y durante 6 minutos nos tuvo sin pestañear delante de la televisión, despertó nuestra atención, se hizo escuchar, nos emocionó y en ningún momento sonó a teatralización e impostura. Por una parte podríamos pensar, lógico, juega con ventaja, es su profesión. Pero…. se estaba ajustando a un guión, estaba interpretando un papel en un escenario totalmente ajeno al de su oficio o al de su día a día, al menos. Esto es más propio de un actor, ¿no? ¿Qué es lo que falla, entonces, cuando son profesionales de la escena los que hacen de maestros de ceremonias? ¿Por qué casi ninguno de los gags, año tras año, consiguen tener gracia? Y no me respondan lo inmediato, no disparen al pianista, que rima con guionista. En este sentido, hay que reconocer que ha habido puntos que han estado muy bien: el drone, el periscope, el reconocimiento a los técnicos… el discurso del presidente de la Academia: un hombre recordando a las mujeres, a las que sufren violencia de género y a las que padecen las consecuencias de una sociedad que todavía no les ha dado la oportunidad de ser candidatas en las categorías consideradas “más importantes”.

¿Dónde tienen, entonces, el problema, sus señorías? ¿Será, tal vez, un problema del director de casting? o ¿todo tendrá que ver, en último término, con lo de la previsibilidad, con que organizan un guateque para reírse entre ustedes de sus propias gracias, sin tener en cuenta que, igual al público, son otras formas de interpretar o comunicar lo que nos levanta una carcajada?

Birras

A ese mismo público, igual le han interesado más, también, otras propuestas no nominadas o no premiadas, pero como escribía respecto a la gala de hace dos años, el establishment y La Flor han decidido por todos nosotros y si ahora hay que beber Voll Damm dobre malta en vez de Estrella porque la anuncia Luís Tosar, pues se bebe Voll Damm y listo.

Todo mi respeto, conste, a Luís y mi reconocimiento a su carrera. Considero, además, que es uno de los más perjudicados por este tipo de movidas, pero los hechos son los hechos, quizás no objetivos, es mi punto de vista, pero sí veraces.

Ojo! Yo puedo decirlo, pero ha estado feo que en plena entrega del Mestre Mateo al mejor montaje, creo, el “entregador” haya insistido en la gracieta de que el premio estaba cantado, pese a la humilde intervención de Jorge Coira reconociendo el trabajo de sus compañeros. Si estáis en contra del sistema, muchachos, como sé que lo estáis, haced algo por cambiarlo, pero no os echéis escupitajos, que lo ponéis todo perdido.

marea

Moncho Fuentes-Academia Galega do Audiovisual

Marea Negra

Ya en otro orden de cosas, me jode tener que obviar ese guiño a la “paridad” con un grupo musical conformado sólo por mujeres, pero no sé en directo, en casa sonaba peor que mal y no soy tan feminazi para eso de que el fin justifique los medios, no en este caso. Y me ha preocupado que la representación de A Marea, unas siglas, unas personas que identificamos con ilusión, esperanza, novedad, futuro… hayan acudido todas de negro, las chicas, por lo menos. Ahí os habéis quedado un poco en la vieja política; en la noche ya se puede innovar y arriesgar en la paleta de colores, el negro ya no es sinónimo de elegancia y veros a todos tan cenizos… resultó algo inquietante, sobre todo teniendo en cuenta que estamos a las puertas de dos nuevas citas electorales. A ponerse pilas… pero de colores, que para mareas negras con las del Prestige  ya tuvimos suficiente.

morris

Morris Durán, mi infiltrado 🙂 

Última escena

Vaya, y a lo tonto a lo tonto… lo que eran 140 caracteres se han transformado en más de mil palabras, así que: o no he sido demasiado justa con el titular o era necesario desarrollarlo, lo dejo a vuestra elección. Lo que tengo claro es que, llegados a este punto, no pienso cambiarlo. Ya sabéis aquello de: “que una buena historia no te joda un buen titular” ¿no? O algo así. Además, ¿qué coño? sois faranduleros, toda la vida es cine y los sueños… cine son. Si no os ha gustado lo que habéis leído, simulad que aún estáis dormidos por la resaca y ya está. Estoy segura, además, de que esta no ha sido ni será la peor de vuestras pesadillas 🙂

 

P.D Quiero dar las gracias a la Academia -no, no estoy ensayando para subir a recoger un premio- por el momento dedicado a Nacho Mirás, Rabudo; con quien compartí, además de muy buena amistad, la gala de hace dos años. Más que un nudo en la garganta al verlo se me ha vuelto a hacer imposible pensar que ya no está 😦

nacho

Cris Andina

Vivir agora, denantes e despois (Manuel María)

 

 

 

 

CansCrónica, en palabras

FarWestCans

Se buscan cuatro sanitarios ecológicos de estructura metálica y color verde. Por favor, si alguien puede dar alguna pista que se comunique con nosostros por mensaje interno. Agradecemos vuestra colaboración, gracias.

Supongo que cuando la organización decidió incluír a Los Coronas en el programa musical del Festival no tenía nada que ver con esto, con ponerle Banda Sonora a tan surrealista suceso. Abandonar la aldea al ritmo de Jinetes Radiactivos tampoco quiso decir que los forasteros huyésemos por haber cometido un “friki-delito”. El caso es que Cans 2014 tuvo que sustituir el cartel de The End por el de Wanted, eso sí, sin dólares de recompensa ni soga como condena.

Conste que yo aún tengo mis dudas de que no sea todo pura estrategia y estén ensayando con nosotros el guión de alguna puesta en escena para el Cans del próximo año. Sea como fuere y, pese a este incidente, el Festival terminó con un titular que lo sitúa, de nuevo, en el “epicentro del audiovisual gallego“.

– ¿Ah, pero a Cans se venía a ver películas?

Daniel Viqueira, Omar Rabuñal y Jorge Coira

Vale, me callo y felicito tanto a los que solo participaron como a los que figuran en el Palmarés: Xacio Baño por su corto de imagen real, Ser e Voltar; Iria López, por el corto de animación Jamón; Ángel Manzano por Tupper, premio del público; Déborah Vukusic por interpretación femenina en 3-1=0; Javier Gutiérrez por interpretación masculina en Tupper; Daniel Viqueira y Omar Rabuñal por mejor dirección en koan; Los Arboles por su videoclip Un gran hijo de Puta o Jamón por su banda sonora.

Todos unos Fenómenos, recurso fácil y simplón, I know, para explicar que no solo se exhibieron cortos. Sin ánimo de hacer spoiler, la cinta de Alfonso Zarauza apuntaba maneras pero… nada es lo que parece y las estrellas, incluso cuando van de estreno, resulta que también actúan. Saludos a la entrada, ocupen sus localidades -aún encima reservadas- y a los diez, quince minutos de metraje… discreta y secuenciada salida al bar cercano. Unos vinos y/o unas birras y… p’a dentro que, efectivamente, ahora entiendo por qué los protas están algo más iluminados y más contentos cuando vuelven a saludar, pero al final.

-Ah, ¿que yo no soy una artista?. Sí, lo sé, pero es que iba con ellos 😉

Conste que vi lo suficiente para quedarme con las gafas lilas del Festival ¿Y oye, lo bien que combinan, además, con el amarillo? Lola Dueñas acallando testosterona a base de ovarios en un mundo, el de la construcción, cien por cien masculinizado; que ya solo por esa escena la peli vale la pena.

También fuera de guion estuvo presente la cuestión de género 😉 Una madre a un hijo: “Aquí no hay más que perros, todos machos y que además atacan, me cago en la puta…” Y es que el concepto Can da para mucho, el concepto perro tiene tantas acepciones… y si no que se lo pregunten al público de más edad viéndose reflejado a sí mismo, años ha, en las hormonas revolucionadas de la chavalada.

Nuevos hábitos

Es lo que tiene la farándula, que parecen parte del mobiliario urbano, de Cans, de la Flor, del Atlántico, del Reixa… pero el tiempo pasa para todos, así que los chavales, a las hormonas y los “adultos”… ¿al horario de mañana?. Si no no me explico que 20 años de la primavera del Rock Gallego se programase para las 10.00 h de un sábado posterior a un viernes de farra.

Rock-madrugar-fin de semana… ¿como que es contra-natura, no?

Actuación Los coronas. Bambas, pesquero y calcetos.

Actuación Los Coronas. Bambas, pesquero y calcetos

¿Vermut, fútbol y mujeres?… Sí, Can Casete molaba, que por muy bien que suenen Los Coronas y por muy cachondo que esté el batera, a las 00.30 y rodeados de Estrellas la peña lo que quiere es destrozar letras rancias y viejas. Conste que el grupo de Malasaña, a falta de olas, se supo adaptar muy bien al contexto y tirar de registro Pasodoble. En cuanto al fútbol... ya sabéis, “es así”, perdió el Madrid, uno de ellos, y en cuanto a las mujeres… pese a ser un festival de zapato plano, aparecieron las gemelas Olsen en versión Utah, con una historia muy El Milagro de Petinto y con un hipster como guardaespaldas, pero bueno, se les perdona, porque al menos le pusieron el punto It girl a tanta alfombra roja.

Menos suerte tuvieron l@s que prefirieron mirar para los tíos o simplemente juzgar estilismos. Ventajas y desventajas de seguir los conciertos desde el foso. El zapato desgastado, incluso el de chúpame la punta, nunca debe ser sinónimo de zapato sucio y si el dobladillo del pitillo del resto de la banda está milimetrado, ¿a qué vienen esas bambas, ese pesquero y  esos calcetos?. Eso en lo que se refiere a los que jugaban fuera de casa pero tranquilos, que hay para todos. Habrá quien diga lo contario pero os garantizo que Os da Ría ganan desnudos y no, no lo digo por el bajista sino por la falta de plancha en el atuendo. Quizás, visto el flequillo impecable del cantante de Los Árboles, y mira que había humedad, es que las tenazas no salieron de su hotel y de ahí el desastre y desaliño de Arturito.

Churras, churras, churras

Falta de alguna dosis más de glamour, que en Saturno lo del sector primario… como que no lo estilamos mucho, pasé del Jaliñeiro, incluso de los Herdeiros, y fui a parar en Mr.Cool; no recuero el dresscode, por lo que deduzco que fue anodino, pero sí su Lindo Capullo versionado al ritmo de llamamiento electoral así que… por fin un outfit con pedigree

-¿Perdón? sí, tengo un Nissan.

-(…)

-No, blancas solo son sus cicatrices.

-(…)

-Ya, ¿que no me pega?

-(…)

-Noooooooooooooo, que yo no he sido, que yo solo observo y, constructivamente, critico, no levantéis ahora el hacha de guerra conmigo así como en plan vengativo 😉

“Onte martes, sobre as 15.15 da tarde, unha persoa infórmanos que veu unha camioneta Nissan branca con dous mozos de non máis de 25 anos cargando os váteres que nos roubaron en Cans, metendo o camión de cu cara atrás. Por favor, informade se algué pode aportar algún dato máis. E espallade todo o que poidades. Moitas grazas”.

———————————————

Fotos:

 @cris_andina

¿Del Agroglamour al AgroCroisette?

El domingo debe ser al Festival de Cans como el sábado a un proceso electoral, una especie de día de reflexión. No tanto porque se piense concienzudamente sobre nada, y a lo que salga de los colegios electorales esta noche me remito, sino por el silencio.

Hoy sería un buen día para repetir el concierto de Los Coronas o para que desde el Torreiro quedase encendido algún amplificador y la banda sonora de los coches que abandonábamos la aldea lo hiciésemos al ritmo de Adiós Sancho o Jinetes Radiactivos.

Este particular Far West pero con vasos de plástico en vez de pelusas haciendo de remolinos por la carretera llegó a su fin con la vista puesta ya en la edición XV. Seguirá siendo un festival apto para marcianos, explica su director, Alfonso Pato, pero ojo, porque lo que empezó como un juego de confusión con el festival casi homónimo francés empieza a ser un problema de competencia que en algún momento habrá que resolver. Eso y superar el Agroglamour para ir un paso más allá, creando el AgroiCroisette o Agroglamourité son al menos algunas de las conclusiones a las que Pato llega en esta particular… “entrevista a destiempo”, que os calzo un flashback y asunto resuelto 😉

Hace cuatro días:

Continuar en A-55 en dirección Porriño-Tui-A-52-Ourense-Madrid. Seguir dirección A-52 Ourense-Madrid. Tomar la salida en dirección Cans.

Un bar y varias casas custodiadas por el Can amarillo después y… Ha llegado usted a su destino.

Efectivamente, tanto el cartel de Aquí hay Estrella como la escultura del perro son dos de las señas de identidad del Festival. También lo son las alfombras rojas, los chimpines (tractores) y sobre todo gente, mucha gente, pero ante la falta de todo esto cualquiera habría pensado que el GPS estaba por vacilar.

La primera -bueno, segunda- jornada de Cans no se celebraba en la aldea sino en el pueblo, en Porriño, así que, pese a llegar en hora, ni el director del Festival, Alfonso Pato, ni la entrevistadora se le apareció al contrario 😉 Él porque sabía donde tenía que estar y la menda… porque a veces tiene estas cosas: La mala costumbre de dar mucho por supuesto y leer poco más allá de los titulares.

Acostumbrada a llegar siempre a Cans solo en su día álgido, el sábado, el error sirvió para tener otra perspectiva del evento, el de la cotidianeidad de una aldea que todos los meses de Mayo, en solo 72 horas, multiplica por 30 su población de unos 450 habitantes.

Aumento demográfico y obviamente cambio radical de paisaje. Además, si de llover como si no hubiera mañana pasas a un sol radiante, efectivamente, debes dudar del grado de acierto de tu navegador.

Dudas que invitan a una primera pregunta, ¿dónde estoy?; para las que Pato tiene algunas respuestas, aptas incluso para mis congéneres (a veces olvido que soy de Saturno) y para un lector de Aruba, que sí, que lo tengo.

Alfonso Pato en el desfile de chimpines

-Estamos en un sitio ideal para marcianos porque caes aquí por primera vez y podrías caer en cualquier otro planeta menos en el planeta tierra, porque aquí todo es un poco diferente a lo que se puede imaginar de un festival. Es un sitio en el que el transporte son chimpines; en el que en los galpones hay cine, en los gallineros música… vamos, que si cayera aquí un marciano no creería esto, no sería el prototipo de lo que se va a encontrar en la tierra.

-El Festival nace un poco como un juego de confusión con el festival de Cannes, por eso se celebra exactamente en las mismas fechas y comparte jornada de clausura. A lo largo de sus ediciones, sin embargo, también ha coincidido con otros acontecimientos importantes como la boda de Letizia y el Príncipe, que siempre se menciona; tres procesos electorales, dos europeas y unas municipales; dos encuentros deportivos de los que “paran el país”…  ¿Es Cannes una coartada y Cans, realmente, pura estrategia para contraprogramar poderes e instituciones?

-Son ellos lo que nos contraprograman a nosotros. Nosotros ya estabámos ahí desde hace tiempo. El primer año ya nos encontramos de frente con la boda de Letizia y el Príncipe. Recuerdo perfectamente que era un día tremendo de sol aquí en Galicia, estábamos viendo trozos de la boda por la tele mientras pinchábamos algo y en Madrid estaba lloviendo a saco y había mucha gente republicana por aquí que se reía mucho. A posteriori, efectivamente, hubo otros acontecimientos: Muchas elecciones; conciertos muy grandes, recuerdo un año que estaba aquí a diez km Paulina Rubio, Alejandro Sanz… pero yo digo siempre lo mismo: El problema es de ellos.

Pero ya que nombras a Letizia y el Príncipe voy a contar una anécdota. El primer año unos chicos hiceron un documental maravilloso que se llama Ciudadano Cans donde unas partes del documental que hicieron  después era un Of de la boda con unos chimpines de Cans que iban por las leiras y la voz decía: “Ahí vienen las carrozas reales dispuestas a llevar a todos los invitados” y era muy gracioso porque te imaginabas cómo molaría ver a algún miembro de la realeza europea subir en un chimpín, sentados en el estiércol.

-Letizia y el Príncipe celebran como ya habéis hecho vosotros su primera década juntos. Ellos parece que están en crisis ¿goza Cans de buena salud, sentimentalmente hablando, claro?.

-Muuuy bieeeen, muy bieeeeen (recreándose). Muy bien relacionados con otros festivales… in love total.

In love con otros festivales, con el público… ¿y con lo institucional?

-Con lo institucional este año logramos una cosa muy importante, que por primera vez hubiese una convocatoria abierta de festivales y que se acabara el besamanos de tener que ir allí y según cómo tuviera la muñeca de alegre el que firmara un convenio pues eran unos euros arriba o abajo. Hay un convocatoria a la que concurrimos los festivales, con un tribunal que te juzga y que dure muchos años porque es el sistema de un mundo civilizado, como debe ser.

-¿Qué opinas de las medidas restrictivias o disuasorias en la playa de As Catedrais?

-¿¿¿¿¿?????

-Sí, vale, era una pregunta trampa, sobre el posible exceso o sobredimensionamiento del festival por el número de visitantes pero estaba feo decir, ¿sobra gente?

-Bueno, es un problema a veces… bendito problema como se dice realmente, ¿no? Cans no es el prototipo de As Catedrais o de un espacio natural entre otras cosas porque los lugares son privados, son casas de vecinos, hay espacios públicos… no queremos crecer mucho pero tampoco poner restricciones. Simplemente queremos que la gente que venga pueda tomar una cerveza tranquila, pueda pasear, disfrutar de las flores, pueda ver a los actores y por el medio también sabe que si tiene que pisar bosta hay que pisar bosta, que es un festival de zapato bajo no de tacón de aguja.

Con Karra Elejalde y Jorge Coira posando para Cris Andina y rezando por nuestras trayectorias después de Cans 😉

-Existe el mito de que el ganador de un Goya o de un Mestre Mateo no vuelve a currar en mucho tiempo o tarda en conseguir de nuevo un papel. Los premios de honra de Cannes Francia suelen palmarla en ese mismo año. ¿Qué futuro les espera a los ganadores de Cans o a los que disfrutan de una estrella en el Torreiro?

-La última peli que se estrenó en la edición pasada, Somos Gente Honrada, arrasó este año en los Mestre Mateo aunque también es cierto que antes pasaron películas que o no les fue tan bien o que incluso tuvieron más problemas para estrenarse (risas cabronas). En cuanto a las estrellas… no sé si hubo muchos cambios en sus trayectorias, nunca me puse a reflexionar sobre eso lo que quiere decir que no debió de haber grandes cambios vitales en la vida de los cineastas. Los que sí tienen grandes cambios son los cortometrajistas que salieron de aquí y ahora hacen sus primeras pelis, como Isabel Ayguavives, que pasó por Cans como cortometrajista y ahora presentó su primer largo o como gente muy cercana que no es que pasase con algún corto pero que ahora están aquí con sus pelis como Susana Soutelo, Alfonso Zarauza… y con eso nos conformamos, que su trayectoria evolucione y el festival sirva para eso.

-En esta edición, Cannes Francia tuvo un perro como protagonista. ¿Plagio, envidia o para cuando un hermanamiento entre festivales? ¿Agroglamour en la Costa Azul e It girls en el estiércol?

-Envidia, seguro (risas). Tenemos que crear un término entre Agroglamour y algo francés, AgroCroisette o Agroglamourité. Lo que sí creo, lo que cada vez veo más conforme pasan los años es que hay mucha gente que iba a venir aquí y no puede porque va al otro Cannes y este año voy a poner un ejemplo conocido, el de Lola Dueñas. Habláramos con ella para venir al estreno de Los Fenómenos pero ese mismo día estrenaba película en el otro festival, su primer papel protagonista en francés, porque ahora vive en París, y sé que tiene muchas ganas de venir, iba a venir dos veces y finalmente no coincidió. Tenemos cada vez más esa incompatibilidad con los invitados que están en los dos Can(ne)s al mismo tiempo y lo que era broma, lo que era un chiste que estaba bien, no sé si ahora a lo mejor nos trae problemas.

-El número de entradas para un público de unas 12.000 personas es de 1.100; incluso para los de letras, los números no encajan. Aquí hay mucha fiesta, tanta que por momentos uno hasta podría pensar quién patrocina a quién, Estrella Galicia al festival o a la inversa. Este año, la fiesta se celebró sobre todo a ritmo de Bravú, de 20 años de rock gallego. Si esto fuese Francia, que homenajeó a Mastroianni, ¿cómo sería la celebración a ritmo de La Dolce Vita?

-Tendríamos que poner un estanque alrededor del Can de piedra de la rotonda de entrada y allí, encima del perro, buscar a algunas vecinas simpáticas, orondas, mezcladas con algún otro más “glamouroso”. Viendo el otro día la última de Sorrentino, maravillosa, la verdad es que pensé mucho en este tipo de escenas, que me gustaría hacer algo así en Cans, no sé, producir esas imágenes, hacer algo parecido… bruto, impactante.

Frigolouro está ahí al lado, una matanza porcina según cómo puede tener un punto muy felliniano

-Sí, el estanque y una secuencia con banda sonora de los cerdos del matadero, todos chirriando de fondo y ellas bailando, sí, podría ser así…

… Si será o no hasta el próximo año no lo sabremos pero Cans descansa poco así que, si yo fuera cortometrajista o similar, iría currándome la propuesta 😉