Entender

Johnny-Guitar

Me llamo Marina Vienna. Marina por parte de madre y Vienna, de padre. Respondo indistintamente a ambos nombres en función de quién de los dos me reclame y, hasta el momento, tal dualidad no me ha afectado para nada en lo psicológico. No soy dos personas en una, ni tras el divorcio hubo ninguna escena que hiciera justicia a por qué realmente me llamo así; un Duelo al sol en el que ambos se pelearan por amor –por el mío, en el caso que nos ocupa-.

La discrepancia a la hora del registro sí que quizás debería haber hecho presagiar que aquella relación no iba a a acabar en una familia de tres, pero ni eso. La jueza de guardia era otra apasionada de la famosa escena al amanecer con la que concluye la película, de ahí que ni le re-preguntara a mi padre a la hora de apuntarme y que, además, lo hiciera correctamente a la primera: con uve y con dos enes.

joan crawford

Todo esto, obviamente, me lo han contado, pero yo me lo creo y no sólo porque al comprobar mi partida de nacimiento no haya ninguna corrección a base de típex o de tachón en el documento, sino también porque me interesa; un nombre raro siempre da mucho más juego a la hora de la socialización.

Es difícil, no obstante, hacer entender a mis compañeros de la ESO quiénes fueron Nicholas Ray, Joan Crawfod y Mercedes MacCambridge. Es hasta difícil explicarles qué es el Wéstern, por más que casi todas la clases nos las pasemos haciendo el indio. Y ahí sí es cuando me siento una rara avis, cuando la situación, a veces, me incomoda.

duelo al sol

Quien más quien menos somos hijos casi todos de padres separados, pero yo me salí de la norma. Distinto sería si al llegar el lunes alterno, el que le sigue al domingo del fin de semana que te ha tocado con papá, pudiese hablar de noches de pizza y tablet. Pero yo hablo de Jonny Guitar.

Un día quise innovar, dar un salto en el tiempo y pasar del cine de los cincuenta al de 1986. Todos conocemos a Almodóvar, pensé. Ignoraba, ingenua de mí, que conocer conocer sólo lo conocen de nombre, un poco como le pasa a la mayoría de los adultos conmigo, que dicen que sí pero realmente cuando pronuncian Vienna piensan inmediatamenten en la capital de Austria.

Fui más ingenua todavía y les hablé de que ese fin de semana había visto Matador, una de las primeras películas del manchego; precisamente porque en ella hay una escena en la que los protagonistas, a su vez, están viendo el final en tragedia de una historia de amor que también acaba en uno de esos duelos que tanto le gustan a mi padre. Y por primera vez interactuaron y lo hicieron presumiendo -o eso pensaban ellos- de falta de ignorancia:

-Hostia, pero entonces, tu padre es maricón!

Les dediqué un suspiro por respuesta y lamenté que no entiendan, entre otras muchas cosas, lo que es el Wéstern.

Este post está dedicado a las últimas víctimas de agresiones homófobas en Madrid y a ese otro tipo de víctimas colaterales que sufren la incomprensión o la burla por la falta de un sistema educativo que realmente contribuya a formar personas críticas y tolerantes, verdaderos ciudadanos para un futuro de libertad y de igualdad.

Quiero dar las gracias al verdadero “dueño” del origen de esta historia por haberme dado el permiso para hacerla pública y por todo lo que me enseñó cantando en bucle: 

Mujeres machistas, hombres feministas

También ya es mala suerte la mía. Si es que siempre lo digo, lo de vivir en la periferia nunca trae nada bueno o, mejor dicho, nada a tiempo. De hecho, no deberíamos de compartir huso horario con el resto de la península, pero incluso teniendo una hora más de luz reconocida en el reloj, el 25 seguiría siendo 25 y el 27, 27. Y claro, aunque a veces lo disimule, en el fondo sigo siendo una fashionista, con conciencia, pero fashionista, y si me hablas de una Campaña en Negro pues pienso en el Black Friday,  en un viernes de compras, vaya, y no en un miércoles contra la violencia.

Conste que iba a añadir a la frase: pienso inmediatamente, y lo borré porque en realidad creo que fue el año pasado cuando oí hablar por primera vez del día oscuro; oí hablar, que no celebrar, porque aunque es una moda de esas importadas de los USA, la América en la que yo estaba en ese momento era otra historia.

Escaparates y básicos

Como vivo un poco sin salir de la nave y con casi nula conciencia del paso del tiempo, comprobar en una de mis escapadas a la ciudad que buena parte de los comercios de Compostela -Grandes Almacenes e Imperio Inditex incluido- lucían  en sus escaparates sus mejores LBD en forma de camiseta con lema, despertó de nuevo mi entusiasmo It girl.

Coco Chanel Adjusting a Model's Dress

LBD (Little Black Dress)

Zara

Zara (Plaza de Galicia, SCQ)

¡El Black Friday tenía que estar cerca! Pero.. ¡ay, ingenua de mí! craso error, la campaña de la capital de Galicia no implicaba compras e iba más allá del friday, del monday, el tuesday, el sunday… días y meses que a lo largo de este año se han cobrado ya 5 víctimas por violencia machista en Galicia, 43 en el conjunto del estado.

Luto denuncia, luto solidario

Compostela en negro ha sido, por tanto, una nueva acción para intentar sensibilizar a la ciudadanía sobre el problema de la violencia contra la mujer. Diseñada por Uqui Permui, se sumaron a ella más de 140 establecimientos que, del 19 al 25 de Noviembre, apostaron por el negro para intentar despertar conciencias, sin distinción de género ni de sector. La campaña parece ser que resultó todo un éxito, del que yo destaco, especialmente, la participación del universo Inditex, porque buena parte de las adolescentes que cada vez admiten con mayor normalidad ciertos comportamientos machistas están muy condicionadas por el concepto de vestir para en vez de vestir por.

Y ojo, que soy ingenua pero no idiota. Sé que hay una cosa que se llama Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que a Amancio Ortega no se le reconoce, por ahora, como gran activista social, pero supongo que esto es mejor que nada. Vale, la RSC realmente suele ser mera estrategia, la forma que tienen muchas empresas de lavar su conciencia moral, ecológica etc tras tirar la piedra y esconder la mano pero, reconozcámoslo, en este caso, bienvenida sea.

Mujeres machistas

Me emociona especialmente la decisión de Ortega porque deja todavía más en evidencia a las aspirantes en cutre a Victoria’s Secret españolas: Woman Secret encarnadas en el vídeo de Elsa Pataky:  I’m so excited. Y por favor, que no me salga ahora ninguna feminista rancia a intentar justificar el papel de la seudoactriz y seudocante como víctima del sistema patriarcal y sexista que ha imperado siempre en la publicidad, de la mujer como reclamo. Eso sería como justificar que la entrevista en Icon sobre las tetas de Dafne Fernández de hace unos días también es responsabilidad de la perversidad machista del entrevistador. No voy a atribuirle a ninguna de las dos muchas neuronas, pero sí la suficiente capacidad para saber lo que dicen y el tipo de trabajos que aceptan, que flaco favor hacen, efectivamente, a este lucha que también debería ser la suya. Pero es así, nos guste o no reconocerlo, hay mujeres machistas y ni todo el patriarcado del mundo ni la falta de una educación en igualdad desde primaria son suficientes para convencerme de que tienen excusa.

Pataky

Escaparate Woman Secret ( Plaza de Galicia SCQ)

Soy hombre, soy mujer, somos

Llegados a este punto, reitero: Esta es una lucha global, que ni siquiera me atrevo a decir que afecte sólo a las mujeres, y no me malentendáis, pero es que una vez muertas, hay que sumar nuevas víctimas: su madre, su padre, sus hijos, sus amigos… amigas chicas y amigos chicos porque somos una sociedad de individuos, porque, como escribía García Montero hace unos días: Soy hombre, soy mujer, somos. Sí, afortunadamente también hay hombres feministas.

Como el escritor no vive en la periferia, no sé si también se apuntó al negro este 25 de Noviembre, imagino que no pero pudo hacerlo al rojo. De hecho, incluso nosotros pudimos haber combinado el luto con zapatos de ese color. Se trata de otra campaña, esta a nivel mundial, que optó por simbolizar así esta forma tan desigual de desangrar una sociedad, que es la violencia contra una parte de ella.

Morir dos veces

Las cifras abruman, aunque sólo ayer hayan sido portada; hoy, con víctima o sin ella, será otro día. Yo, además, multiplicaría por dos dichas cifras porque, cuando eres víctima de violencia, mueres dos veces; hay la muerte física, irrecuperable, y la muerte moral que, si has tenido la suerte de sobrevivir a la primera, te puede costar toda una vida volver a recomponerla.

zapatos-rojos-bellas-artes

Campaña Zapatos Rojos

García Montero narraba así, en un artículo reciente, cómo le emocionó en una visita a una casa de acogida la manera en la que

una mujer maltratada contó el proceso de reconstrucción de su dignidad, la historia de una cita nueva, la tarde en la que se sintió capaz de sentarse delante de un espejo, pintarse los ojos, pintarse los labios, sonreír otra vez y salir a la calle.

No describió el color, pero yo recomendaría el rojo. Carmín en los labios y sangre en los zapatos, de tacón alto, pero como símbolo de empoderamiento no de muerte; metáfora de paso firme, de demostrar que tenemos sangre en las venas pero no para que nos las desgarren, sino para amar, para bailar, para luchar… para vivir y convivir en paz e igualdad.

 

 

 

Peaches Geldof

Sí, la hija de Bob Geldof, 25 años, modelo, ha muerto.

Me enteré ayer, por la red, pues nada había oído de la existencia de esta chica hasta ese momento. Un cuarto de siglo, uno de mis números favoritos, con un trágico desenlace, sobre todo para un padre, pues no hay nada que suponga más dolor que sobrevivir a los hijos. ¡Y qué ironía, que una de las canciones más míticas de ese padre tenga una letra que, desde ya, seguro que va a tener para él otro duro significado!.

El suceso creo recordar que comenzó a hacerse viral por la tarde; por la mañana, si la memoria no me falla y las páginas interiores de la prensa del día no están erradas, en Alicante una mujer recibía varias puñaladas de su marido. Los números bailan, no según el número de puñaladas pero sí según lo certeras que estas hayan sido, en cualquier caso coquetean ya con ese número mítico, el 25.

Obviamente, no hubo un hastag #señoradealicante y ni tan siquiera el de #violenciamachista estuvo a la altura del de la hija del cantante. Hoy, por supuesto, el mundo sigue llorando a Peaches pero hay que bucear, y mucho, entre el ruido y la inmediatez de estos tiempos tan supuestamente bien informados para confirmar que lo de la señora no había sido un sueño mío.

La ley de Murphy, un día que consigo ser organizada y disciplinada y dejar el post escrito antes de rendirme a Juego de tronos y de entregarme a morfeo y al final tengo que volver a darle una vuelta al teclado, hacer inmersión documental y recurrir a la hemeroteca como si de lo que fuese a hablar hubiese transcurrido en tiempos de los Grimbenger o de los Lannister.

5 Abril 2014: Un hombre mata a su mujer y se suicida en Valls

6 Abril 2014: Una mujer muere tras recibir varias puñaladas de manos de su marido

7 Abril 2014: Una mujer de Alicante recibe varias puñaladas de su marido

Pero los tiempos son estos, las fechas y los hechos de una realidad que es obstinada, como el mar, que por más que intentes engañarlo con la mejor de las ingenierías para ganarle terreno siempre se acaba imponiendo.

Una realidad silenciada, y no por falta de palabras -aunque nunca sean las suficientes- sino porque ya está perfectamente instalada, interiorizada y casi normalizada en lo cotidiano, a falta de esa gran ola con exceso de espuma y sal que, como dice la canción de Julio de la Rosa (con desafortunadísimo vídeo, eso sí, por eso elijo el directo): Nos escueza tanto que queramos arrancarnos la piel.

Asunción y/o resignación, debate político, lenguaje inclusivo, pasotismo o sectarismo, Walking Dead, la vecina del quinto, una performance en cualquier sitio, un hastag en la red, el hombre como enemigo, el drama y el periodismo, 25 velas blancas, o negras, concentrarse, ausentarse… ¿y así hasta el infinito?.

Reconozo que cada día soy más escéptica con las acciones simbólicas o rituales, quizás por falta de valor, quizás porque no me llega la palabra patriarcado como respuesta, pero lo que no soy es una resignada, por eso cada día que haya que seguir contando, no modelos sino anonimatos, este espacio sólo acogerá versos, eso sí de un poema sin enterradoras ni plañideras, de un poema de denuncia y reivindicación a recitar sin distinción de géneros. Un poema de sublevación y de respeto.

Y entonces un día

una no quiere ser más una mujer

porque serlo

no siempre es tan bueno

ni tan dulce

porque serlo

es a veces amargo y duro

entonces una se subleva

se ve el cuerpo y las manos

se ve el sexo

se descubre toda

como una mujer

entonces niega y reniega

maldice y discute

entonces se subleva y denuncia

y entonces no

no renuncia a ser

sólo piensa, decide, habla

y le avisa a todos

que a partir de ahora será

una mujer”.