Libros clandestinos

Fariña y vino

Sabores y placeres de lo prohibido

Hubo una época en la que Madrid tenía prohibido informar a Galicia, dice un veterano agente de la Guardia Civil. Durante muchos años, las unidades centrales contra la droga de la Policía Nacional y Guardia Civil, así como jueces y fiscales, sabían que no se podía compartir información con las autoridades gallegas. Las orejas del contrabando, primero, y del  narcotráfico, después, abarcaban el litoral gallego y llegaban a las instituciones de Santiago, A Coruña o Pontevedra.

El narcotráfico tenía ramificaciones entre abogados, alcaldes, guardias civiles y empresarios, y por culpa de todos ellos Galicia estuvo muchos años en cuarentena: cualquier información que llegase de Madrid, volaba de boca en boca. Todavía hoy hay restricciones (…)

Carretero, Nacho. Fariña. Libros del K.O, 7ª edición 2016

Fariña y Netflix

Cuando la ficción supera la realidad… o viceversa

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s