About Myself

Dioses

Aún a riesgo de que me llaméis egocéntrica, no me quedan más opciones que: o dejar de escribir las historias del viaje o narrar las experiencias estrictamente propias porque los más de 1.000 dioses y subdioses que configuran el elenco religioso indio se han debido de poner todos de acuerdo para que aún no hayamos salido de Delhi.

No solo es que aún no hayamos salido de Delhi, sino que practicamente no hemos vuelto a salir de la habitación desde la entrevista, desde mi punto de vista fallida, a Madhu Kiswar, el pasado sábado.

Intentando adoptar la filosofía del lugar, esta sucesión de sucesos -valga la cacofonía o la redundacia-, tiene que responder a un plan superior perfectamente orquestasdo por alguna dedidad para ponernos a prueba. El caso es saber interpretarlo.

mujer dalit

Urbanización del Hotel

Primero se vinieron abajo todas mis expectativas sobre el trabajo en campo con las mujeres Dalit y, a partir de ahí, la posibilidad no solo de narrar historias sino de poder informar sobre algún hecho noticioso a mi regreso a España.

Una vez reorientado el viaje en mi cabeza, una bacteria de cordero atacó las defensas de mi compañera mil vacunas, lo que nos está reteniendo en el cuarto y en la ciudad durante días. Por si esto no era suficiente, casi muero de inanición -y reconozco la soberbia de mis palabras teniendo en cuenta el país en el que estoy- porque el cocinero del hotel considera que yo también debo adaptarme a la misma comida de enferma que mi amiga.

Reconozco que mi inglés no es muy bueno, pero si de algo me esta sirviendo esta experiencia es, precisamente, para la inmersión forzosa en ese idioma, así que el problema tiene más que ver con una tema de mentalidad o de desidia que con un conflicto lingüístico.

Quizás sea esta la forma de liberar el mal Karma y regresar  hecha un pincel desde el punto de vista espiritual. La cuestión es que para culminar los hechos, nos hemos quedado sin internet y mi manzanita no responde ni siquiera a mi contraseña. Y ojo! que nosotras también somos de leer y conversar pero… un poquito de cobertura no nos vendría nada mal.

Como último recurso recurrimos a la tele pero… efectivamente, el ascetismo debe ser algo parecido a esto, estar en posición horizontal, oyendo llover y dejándote hipnotizar por el ventilador con aspas al más puro estilo Apocalypse Now.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s