¡Calla, Anne, calla!

Calla que hoy vuelve a ser Nacho el que habla. Sí, sí, digo bien, Nacho porque @rabudo1 ya existía mucho antes del cáncer, tanto antes como desde los años 70 y no voy a dar más pistas para no desvelar su edad, que los chicos también tienen derecho a ser coquetos, ¿o no se trata de reivindicar la igualdad? 😉

Me consta, no obstante, que no tiene ningún problema en reconocer y presumir del prefijo 4 y de una fecha, también con el mismo número: 4 de Julio, Independence Day, de 1971.

“¡Soy cáncer y lo tengo! y soy el del medio de tres: Un hermano mayor y una hermana pequeña”.

Nacho existe desde el día en que la madre que lo parió los únicos fuegos de artificio que pudo sentir no tuvieron que ver con las celebraciones americanas, ni siquiera con las reconquistas de Vigo, sino con los dolores con los que Dios, qué cabrón, nos castigó a las mujeres por comer del fruto prohibido. Fue en el segundo piso de la Residencia Sanitaria Almirante Vierna, es decir, el hospital público de la única ciudad de Galicia digna de tal nombre, pero voy a obviar la traducción civil del centro porque tal y como está la historia… en nada el presupuesto recortado en lo médico se destinará a volver a cambiar nomenclaturas y placas. Además, Nacho vestía de esta guisa cuando le dieron su primera hostia y escribía en una libreta sus pecados. ¡¡¡¡¡Fiiiirmes!!!!

Nacho o Ignacio, que es realmente el nombre que, imagino, consta en su DNI y que tantos quebraderos de cabeza le dio – como si no tuviera ya bastante en esa parte del cuerpo- para que cada vez que las enfermeras lo llamaban a a filas para pasar por la “freídora” respetasen la voluntad de un muerto: Su madrina, una amiga de su madre que tuvo claro que, aunque el agua bendita derramase sobre Ignacio, en cuanto secase el objetivo era que el Capitán América se llamase Nacho.

Recuerdo un psicólogo que tenía fijación con lo de los nombres y cómo estos determinaban nuestras taras, nuestra felicidad o nuestros traumas. Por su regla de tres no habría Rebecca buena y a @rabudo1 habrían sido ya sus primeras mujeres las que le habrían generado un problema de identidad; de hecho, su madre, al principio, sólo le llamaba Nacho cuando se enfadaba; claro que siendo así ya podía haber sido Ignacio el afectado por Casiano 😉

Nacho existe, por tanto, antes del tumor -que poner el nombre completo del astrocitoma me ocupa muchos caracteres- pero también @rabudo1, al que parió en wordpress hace casi una década para contar andanzas y reflexiones, en caravana, en vespa o en bicicleta, quizás conviviendo ya con ese tipo de vecinos que pretenden quedarse con todo el edificio.

Recopilo y concluyo pero es que, a veces, aunque sea con buena intención, olvidamos que hay vida más allá de una enfermedad. Existía @rabudo1; leíamos, de pago, a Mirás y en ambos casos siempre habitaba y sigue habitando Nacho: Persona, padre, marido, amigo y… ghaiteiro!, que así se pagó parte de los estudios.

Esperando para el dueto de acordeón y gaita

Por obra y desgracia no sabemos muy bien de qué clase de castigo divino tuvo que aparcar esta temporada la bici pero no el teclado, a 505 pulsaciones por minuto como presume él, orgulloso de haber llegado incluso a las 550 gracias, precisamente, a la que decidió que le llamásemos Nacho. Lo hace vomitando su experiencia -como ya escribí una vez- que cada uno supera como puede las resacas 😉 y contribuyendo a que todos aquellos que no tienen su misma fortaleza vean que se puede y se debe echarle un pulso al toro y plantarle una estocada.

Pero a ver, tener fortaleza y super poderes, no sé si por haber nacido el día que nació o por lo del titanio, hace que se parezca más al Capitán América que al Hombre de Hojalata, es decir: Que sí, que también tiene sus momentitos. A veces necesita reajustar bisagras; callar, como Anne o, ahora que ya puede volver a subirse a la Vespa, acelerar y hablarnos de nuevo de Camariñas, del Fary o de la farándula y no de Temozolomida.

Esta noche, en la que es finalista en los premios 20Blogs recogerá el galardón -porque ganador, en un sentido u otro ya es- por sus Memorias Sanitarias pero eso no lo convierte en Blogger ni famoso ni de moda, que si ese hubiese su objetivo sabe bien que con ponerse melena y tetas y hacerse unos selfies vestido de Valentino habría conseguido la misma o más audiencia y podría darle igual a la química… pero a otra bien distinta 😉 Y ojo, que no soy tan estúpida para tirar piedras contra mi propio tejado, que yo también nací en WordPress, pero insisto: Hay vida más allá de la Arroba, ya la había antes y, a partir de esta noche, cuando… Aplaudido por su abundante tripulación y ejército, regrese de una nueva y más festiva cruzada…  Nacho, amigo, arranca la moto y airea, que eso siempre será mucho mejor que un post, esa será la mejor respuesta a:

-¿Qué tal tío, cuánto tiempo, qué hay de lo tuyo, de lo del cáncer digo no de lo del premio?

Ah, ups, perdona, ¿que aún no te han hecho esa pregunta?, si es que hay gente para todo 😉

Porque la vida dura muy poquito y esta se ha hecho para disfrutar,

la vida es para pasarla así, con mucho jiji, con mucho jaja

El Fary, filósofo y poeta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s