¿Del Agroglamour al AgroCroisette?

El domingo debe ser al Festival de Cans como el sábado a un proceso electoral, una especie de día de reflexión. No tanto porque se piense concienzudamente sobre nada, y a lo que salga de los colegios electorales esta noche me remito, sino por el silencio.

Hoy sería un buen día para repetir el concierto de Los Coronas o para que desde el Torreiro quedase encendido algún amplificador y la banda sonora de los coches que abandonábamos la aldea lo hiciésemos al ritmo de Adiós Sancho o Jinetes Radiactivos.

Este particular Far West pero con vasos de plástico en vez de pelusas haciendo de remolinos por la carretera llegó a su fin con la vista puesta ya en la edición XV. Seguirá siendo un festival apto para marcianos, explica su director, Alfonso Pato, pero ojo, porque lo que empezó como un juego de confusión con el festival casi homónimo francés empieza a ser un problema de competencia que en algún momento habrá que resolver. Eso y superar el Agroglamour para ir un paso más allá, creando el AgroiCroisette o Agroglamourité son al menos algunas de las conclusiones a las que Pato llega en esta particular… “entrevista a destiempo”, que os calzo un flashback y asunto resuelto 😉

Hace cuatro días:

Continuar en A-55 en dirección Porriño-Tui-A-52-Ourense-Madrid. Seguir dirección A-52 Ourense-Madrid. Tomar la salida en dirección Cans.

Un bar y varias casas custodiadas por el Can amarillo después y… Ha llegado usted a su destino.

Efectivamente, tanto el cartel de Aquí hay Estrella como la escultura del perro son dos de las señas de identidad del Festival. También lo son las alfombras rojas, los chimpines (tractores) y sobre todo gente, mucha gente, pero ante la falta de todo esto cualquiera habría pensado que el GPS estaba por vacilar.

La primera -bueno, segunda- jornada de Cans no se celebraba en la aldea sino en el pueblo, en Porriño, así que, pese a llegar en hora, ni el director del Festival, Alfonso Pato, ni la entrevistadora se le apareció al contrario 😉 Él porque sabía donde tenía que estar y la menda… porque a veces tiene estas cosas: La mala costumbre de dar mucho por supuesto y leer poco más allá de los titulares.

Acostumbrada a llegar siempre a Cans solo en su día álgido, el sábado, el error sirvió para tener otra perspectiva del evento, el de la cotidianeidad de una aldea que todos los meses de Mayo, en solo 72 horas, multiplica por 30 su población de unos 450 habitantes.

Aumento demográfico y obviamente cambio radical de paisaje. Además, si de llover como si no hubiera mañana pasas a un sol radiante, efectivamente, debes dudar del grado de acierto de tu navegador.

Dudas que invitan a una primera pregunta, ¿dónde estoy?; para las que Pato tiene algunas respuestas, aptas incluso para mis congéneres (a veces olvido que soy de Saturno) y para un lector de Aruba, que sí, que lo tengo.

Alfonso Pato en el desfile de chimpines

-Estamos en un sitio ideal para marcianos porque caes aquí por primera vez y podrías caer en cualquier otro planeta menos en el planeta tierra, porque aquí todo es un poco diferente a lo que se puede imaginar de un festival. Es un sitio en el que el transporte son chimpines; en el que en los galpones hay cine, en los gallineros música… vamos, que si cayera aquí un marciano no creería esto, no sería el prototipo de lo que se va a encontrar en la tierra.

-El Festival nace un poco como un juego de confusión con el festival de Cannes, por eso se celebra exactamente en las mismas fechas y comparte jornada de clausura. A lo largo de sus ediciones, sin embargo, también ha coincidido con otros acontecimientos importantes como la boda de Letizia y el Príncipe, que siempre se menciona; tres procesos electorales, dos europeas y unas municipales; dos encuentros deportivos de los que “paran el país”…  ¿Es Cannes una coartada y Cans, realmente, pura estrategia para contraprogramar poderes e instituciones?

-Son ellos lo que nos contraprograman a nosotros. Nosotros ya estabámos ahí desde hace tiempo. El primer año ya nos encontramos de frente con la boda de Letizia y el Príncipe. Recuerdo perfectamente que era un día tremendo de sol aquí en Galicia, estábamos viendo trozos de la boda por la tele mientras pinchábamos algo y en Madrid estaba lloviendo a saco y había mucha gente republicana por aquí que se reía mucho. A posteriori, efectivamente, hubo otros acontecimientos: Muchas elecciones; conciertos muy grandes, recuerdo un año que estaba aquí a diez km Paulina Rubio, Alejandro Sanz… pero yo digo siempre lo mismo: El problema es de ellos.

Pero ya que nombras a Letizia y el Príncipe voy a contar una anécdota. El primer año unos chicos hiceron un documental maravilloso que se llama Ciudadano Cans donde unas partes del documental que hicieron  después era un Of de la boda con unos chimpines de Cans que iban por las leiras y la voz decía: “Ahí vienen las carrozas reales dispuestas a llevar a todos los invitados” y era muy gracioso porque te imaginabas cómo molaría ver a algún miembro de la realeza europea subir en un chimpín, sentados en el estiércol.

-Letizia y el Príncipe celebran como ya habéis hecho vosotros su primera década juntos. Ellos parece que están en crisis ¿goza Cans de buena salud, sentimentalmente hablando, claro?.

-Muuuy bieeeen, muy bieeeeen (recreándose). Muy bien relacionados con otros festivales… in love total.

In love con otros festivales, con el público… ¿y con lo institucional?

-Con lo institucional este año logramos una cosa muy importante, que por primera vez hubiese una convocatoria abierta de festivales y que se acabara el besamanos de tener que ir allí y según cómo tuviera la muñeca de alegre el que firmara un convenio pues eran unos euros arriba o abajo. Hay un convocatoria a la que concurrimos los festivales, con un tribunal que te juzga y que dure muchos años porque es el sistema de un mundo civilizado, como debe ser.

-¿Qué opinas de las medidas restrictivias o disuasorias en la playa de As Catedrais?

-¿¿¿¿¿?????

-Sí, vale, era una pregunta trampa, sobre el posible exceso o sobredimensionamiento del festival por el número de visitantes pero estaba feo decir, ¿sobra gente?

-Bueno, es un problema a veces… bendito problema como se dice realmente, ¿no? Cans no es el prototipo de As Catedrais o de un espacio natural entre otras cosas porque los lugares son privados, son casas de vecinos, hay espacios públicos… no queremos crecer mucho pero tampoco poner restricciones. Simplemente queremos que la gente que venga pueda tomar una cerveza tranquila, pueda pasear, disfrutar de las flores, pueda ver a los actores y por el medio también sabe que si tiene que pisar bosta hay que pisar bosta, que es un festival de zapato bajo no de tacón de aguja.

Con Karra Elejalde y Jorge Coira posando para Cris Andina y rezando por nuestras trayectorias después de Cans 😉

-Existe el mito de que el ganador de un Goya o de un Mestre Mateo no vuelve a currar en mucho tiempo o tarda en conseguir de nuevo un papel. Los premios de honra de Cannes Francia suelen palmarla en ese mismo año. ¿Qué futuro les espera a los ganadores de Cans o a los que disfrutan de una estrella en el Torreiro?

-La última peli que se estrenó en la edición pasada, Somos Gente Honrada, arrasó este año en los Mestre Mateo aunque también es cierto que antes pasaron películas que o no les fue tan bien o que incluso tuvieron más problemas para estrenarse (risas cabronas). En cuanto a las estrellas… no sé si hubo muchos cambios en sus trayectorias, nunca me puse a reflexionar sobre eso lo que quiere decir que no debió de haber grandes cambios vitales en la vida de los cineastas. Los que sí tienen grandes cambios son los cortometrajistas que salieron de aquí y ahora hacen sus primeras pelis, como Isabel Ayguavives, que pasó por Cans como cortometrajista y ahora presentó su primer largo o como gente muy cercana que no es que pasase con algún corto pero que ahora están aquí con sus pelis como Susana Soutelo, Alfonso Zarauza… y con eso nos conformamos, que su trayectoria evolucione y el festival sirva para eso.

-En esta edición, Cannes Francia tuvo un perro como protagonista. ¿Plagio, envidia o para cuando un hermanamiento entre festivales? ¿Agroglamour en la Costa Azul e It girls en el estiércol?

-Envidia, seguro (risas). Tenemos que crear un término entre Agroglamour y algo francés, AgroCroisette o Agroglamourité. Lo que sí creo, lo que cada vez veo más conforme pasan los años es que hay mucha gente que iba a venir aquí y no puede porque va al otro Cannes y este año voy a poner un ejemplo conocido, el de Lola Dueñas. Habláramos con ella para venir al estreno de Los Fenómenos pero ese mismo día estrenaba película en el otro festival, su primer papel protagonista en francés, porque ahora vive en París, y sé que tiene muchas ganas de venir, iba a venir dos veces y finalmente no coincidió. Tenemos cada vez más esa incompatibilidad con los invitados que están en los dos Can(ne)s al mismo tiempo y lo que era broma, lo que era un chiste que estaba bien, no sé si ahora a lo mejor nos trae problemas.

-El número de entradas para un público de unas 12.000 personas es de 1.100; incluso para los de letras, los números no encajan. Aquí hay mucha fiesta, tanta que por momentos uno hasta podría pensar quién patrocina a quién, Estrella Galicia al festival o a la inversa. Este año, la fiesta se celebró sobre todo a ritmo de Bravú, de 20 años de rock gallego. Si esto fuese Francia, que homenajeó a Mastroianni, ¿cómo sería la celebración a ritmo de La Dolce Vita?

-Tendríamos que poner un estanque alrededor del Can de piedra de la rotonda de entrada y allí, encima del perro, buscar a algunas vecinas simpáticas, orondas, mezcladas con algún otro más “glamouroso”. Viendo el otro día la última de Sorrentino, maravillosa, la verdad es que pensé mucho en este tipo de escenas, que me gustaría hacer algo así en Cans, no sé, producir esas imágenes, hacer algo parecido… bruto, impactante.

Frigolouro está ahí al lado, una matanza porcina según cómo puede tener un punto muy felliniano

-Sí, el estanque y una secuencia con banda sonora de los cerdos del matadero, todos chirriando de fondo y ellas bailando, sí, podría ser así…

… Si será o no hasta el próximo año no lo sabremos pero Cans descansa poco así que, si yo fuera cortometrajista o similar, iría currándome la propuesta 😉

De todo, menos silencio

El establishment de nuestra  cultura, tanto gallega como española, ha decidido por todos nosotros y en función de su decisión no existe un solo lector que ponga un pero a los textos de Manuel Rivas Polycomander -quien, por cierto, no es como Morris, que siempre está nominado pero nunca gana-.

Yo aún disto mucho de ser establishment de nada, tampoco me va la vida en ello, pero hoy me siento bastante crecida, y no sólo por los centímetros de mis tacones, así que me voy a permir el lujo de concluir esta entrada con un simple: Yo también soy Manolo ergo ya sabéis lo que opino sobre los Mestre Mateo 14😉

– ¡Ay, para!

Esto ha sido por @rabudo1, que me ha dado un golpe en la cabeza, ¡él, que debería ser más sensible con esa parte del cuerpo! El caso es que, obviamente, por muchos centímetros que me sostengan -además, finalmente cambié los salones por “no sin mis zapa”– no estoy a su altura así que me ha obligado a poner pies en tierra y a darle a la tecla.

-Que sí, que ya voy, pero ni me plagies ni me presiones 😉  simplemente estaba haciendo un “falso directo”.

Falsa… aún eres un rato largo, que no estás dando la misma caña que en el off the record, pero directo… vete guardando la polvera que en 2 minutos… y ¡entramos!

Increíble pero cierto, una gala retransmitada en riguroso directo aunque, leídos algunos comentarios, quizás lo de la manipulación habría molado más, sobre todo para trucar el metraje, porque si cansados acabamos los presentes: currantes y maleantes, no quiero imaginar a sus señorías en sus casas, claro que como apuntaban algunos tuiteros ellos, por lo menos, tenían catering, sofá, cama y mando a distancia.

Y es que quizás, como sugería @radudo1, unos premios que son, como casi todos los premios, para dejarse ver y darle al postureo no tienen por qué ser necesariamente emitidos en la tele. Algo así como cuando escribimos en diferentes soportes pero nos empeñamos en mantener un mismo registro. Y hablando de registros, me dá igual que Isabel Risco ( Premio Mestre Mateo a mejor interpretación femenina de reparto) haya sido trendig topic y que incluso haya quien ha escrito que “rompía tendencias” por vestir falda y zuecas de gallega complementadas con un quiero y no puedo de mi frac chaqueta. Romper supuestamente las reglas también puede ser otra forma de postureo y gritar es de mala educación, además de muy jodido para quien tiene que regular el sonido de una retransmisión.

No me gusta que me griten en lo particular y, por lo general, no por romper tímpanos ajenos y gargantas propias se habla más alto. Lo que digo siempre, por ejemplo, con el tema de enseñar cacho, no por lucir pierna, culo y teta vas a realzar, precisamente, tu belleza y tu inteligencia. Lo implícito y lo explícito y en la gala hubo buen ejemplo de ello. Defiendo, como Isabel, el cerco, la educación, el naval; pido trabajo para el audiovisual, para mí y también para el fontanero, pero hay tantas formas de decirlo sin acabar siendo una caricatura de ti mismo… y he aquí un ejemplo, el de alguien que se enfrenta en cada programa a la realidad de los miles de jóvenes y no tan jóvenes que tenemos que encontrar en el extranjero: “Que sea la esperanza y no el miedo la base de nuestro desarrollo” (Mónica Ares, Premio Mestre Mateo, junto a Toño López e Isabel Caaamaño, a la mejor realización).

Sí, yo aproveché ese momento en el que el público decidió entregarse al discurso fácil -el de Isabel, no el de Mónica- y protagonizar esas frases hechas de: “Consiguió levantar al auditorio”, “un público puesto en pie”, “el clímax de la gala”… para retocarme con mi gloss naranja y esperar, en paz, a que tras la tempestad volviese la calma.

Sé que algunos pensarán que he escogido esta canción a mala hostia, pero a Dios pongo por testigo que nada más lejos de la realidad. Con o sin discrepancias, estilísticas en mayor grado, todos los allí presentes, unos más que otros, como en botica 😉 somos gente inteligenteSomos gente honrada, gran triunfadora de la noche con sus seis estatuillas -También soñé con escribir alguna vez este tipo de sentencia ;)- y Berrogüeto recibió un merecido premio a mejor Música Original, con sabor a despedida. Pena de Guille en el escenario, porque suele ser el mas trendy de todo el folk gallego.

Se emociona @rabudo1 con el aturuxo de Xabier Díaz mientras que yo ya he perdido la cuenta de en qué página de “entregadoras” estamos.  Las únicas que, por cierto, aún pudieron lucir algo sus vestidos, porque otra de las desventajas del directo infinito es que tras horas invertidas en chapa, pintura y probador, al final, cuando te levantas, lo más probable es que se te hayan hecho arrugas, en el caso de las vestidas por patrocinio, o se te haya deformado el estilismo a la altura de las nalgas en el caso de las vestidas de mercadillo, que habelas hainas y no, como dice mi biógrafo, porque vestir de manera adecuada (que no bien, no seais simples) sea caro sino porque lo más importante para vestir adecuadamente es reconocer la circunstancia y esto nunca va de trapos.

Así a vista de pájaro, que el pudor y mi Samsung me condicionaron mis momentos gráficos, y a espera de la galería completa que colgará la Academia, hubo efectivamente gente bien vestida pero aburrida. Aunque lo advertí, muchos siguieron apostando por el negro, y el público queremos soñar en color; agradecí las que se atrevieron con el color y con una prenda tan difícil como el mono, véase Lorena Pose; el soft es acertado, es su temporada, pero a mí, personalmente, no me dijo nada; la extravagancia, antaño llamada modernez, está demodé, hasta el hipsterismo ya no es lo que era; los destellos y sirenas, pues qué queréis que os diga, que sí, que a @rabudo1 se le iban los ojos y en mi registro Manolo a mí también se me irían pero por las curvas y, sobre todo, por la cachonda, por lo demás…

En los prolégomenos de la Gala, cuando los presentes aún estaban a tiempo de no cometer errores recordé que soy Anne Merkel, soy punk y subversiva, soy extraterrestre así que me caería en gracia quien rompiera las reglas de la etiqueta y de las tendencias impuestas. Casi había tirado la toalla, pues aunque me duela por Paula y Carla (EVDB), que también me vistieron a mí, no me pareció nada acertada la elección cenicienta de Isabel Blanco (Premio Mestre Mateo a la mejor interpretación femenina protagonista), enamorada me hallo, eso sí, de su clutch verde, que también encontró su espacio en el escenario y, aunque esté mal decirlo, de como iba yo, sobre todo de mi EVDB gargantilla-joya.

Seguí buscando y tras comprobar, satisfecha, que sí que algo está cambiando porque no vi ni una sola camiseta del Reixa, ahí estaba ella, haciendo cola para el photocall del brazo de Alejandro Marzoa (aunque esta foto no le haga justicia)

Primero me gustó la actitud, su punto macarra con caña en mano, después me enamoró su bolso, entre lo cursi y lo retro, de Montse Rego, otra buscavidas; decidí por fin hacer la radiografía completa y no podía ser otra, una más de “Gente Honrada”, Eva Camino, nominada a mejor Vestuario, premio que finalmente no recibió pero sí se ganó el mío. Digamos, para resumir, que hay un ex aequo, Lorena Pose en Pret-à-Porter y Eva en underground.

La Academia, como debe ser políticamente correcta, solo interactuó conmigo para saber si ya tenía un estilismo favorito, pero siempre que alguien gana… alguien pierde y, lo siento, pero tengo que decirlo. Reitero lo del pudor y las fotos, además también está todo eso del derecho a la intimidad y, sobre todo, no resultar ofensivo, así que simplemente os voy a dejar con este personaje de Sex in the City porque si me quedaba alguna duda de que todos tenemos un doble en esta vida, ayer esa duda se convirtió en certeza, sin final trágico, claro.

El cansancio y el hambre trajeron consigo alguna nube al momento que tenía que llegar, el merecidísimo homenaje a Pico, emociona porque sí pero sobre todo por mi compañía, así que miré a Nacho por el rabillo del ojo y le susurré al oído “Sabes esos días azules…. pues hoy es uno de ellos”.

Conste que de la misma manera que prefiero la reivindicación al estilo Mónica Ares y no al modo Isabel risco, también prefiero los homenajes con menos lágrima y más sonrisa pero yo no decido, la Academia organiza. Su presidente, sin embargo, sí pareció hacerme algo de caso en lo del positivismo, y aunque reconozco lo bien que le sienta el smoking, yo no puedo evitar visualizarlo con sus papeles de malo 😉

Con una peculiar banda sonora y con el Fary presidiendo y guiándonos -que ya debimos interpretarlo como una señal del premio a Gayoso por #vivaantes– @rabudo1 y yo hicimos el trayecto de ida debatiendo sobre qué tendrán que ver el cine y la catedral como para darle nombre a los premios, obviando claro lo de la peli del Códice. Le di vueltas y vueltas y creo que he llegado a una conclusión, Mourelos, además, y otras intervenciones me ayudaron a ello: ¿Está el audiovisual gallego en ruinas, en obras o cerrado por reformas?, ¿hasta cuando podrán durar los andamios? .

“Existimos, queremos seguir existiendo, tenemos mucho que contar, buenas noches y en la medida de lo  posible, sean felices”

Pues con esta felicidad a la que nos invitaba el presidente cerramos el chiringuito, bien habló cuando dijo en la medida de lo posible, porque fue salir del espacio de prensa y ni un triste pincho que llevar a la boca quedaba. Así que quizás a lo de las ruinas deba añadir algo así como ¿tiene también el sector un problema de inanición? 😉

Saqueadas las mesas y agotado el vino, el Fary, Nacho y yo nos recogimos, que además yo no llevaba corrector de ojeras, pero parece que fue justo en ese momento cuando empezó la fiesta. El pincha amenizaba con Quisiera ser… aurora boreal, yo besé a mi incondicional amor amado (y no voy a dar nombres que después decís que no soy objetiva) y allí dejamos al personal, en un ambiente en el que había de todo, menos silencio y en el que, a falta de bolsos de Loewe -que nosotros somos más de Songoku que de Pokemon- ¡se pintaron, se vistieron y pumba, arriba las pestañas!

Quiero hacer una mención especial al equipo de comunicación de la gala, Camilo Franco y Sonia Díaz, por facilitarnos el trabajo, tanto a periodistas en activo como a los que estamos en peligro de extinción y por habilitarnos, por primera vez, un espacio con la infraestructura necesaria, tiritas y un mínimo de subsistencia. Para que luego digan que sólo curran los plumillas no los gabinetes de prensa. Nuestro agradecimiento no ha sido en forma de Mestre Mateo, ya os expliqué que no entendíamos el concepto del nombre del premio, sino en forma de submarinos amarillos 😉

Jefe de Prensa; mientras, Sonia Díaz trabaja, mujer tenía que ser 😉

Allí me planté y en tu fiesta me colé. Boys and girl’s Voz

Momento tirita. Herida y desinfeccción. A @rabudo1 le asusta y a Franco le da grima

Y el día en el que @rabudo1 inventó el selfiecall del photocall

Tranquilos, Nacho sólo cumplió parte de su sueño, el de dar palmas, durante el fin de la gala, camino de vuelta no soltó las manos del volante, siempre valoró su vida pero ahora, más si cabe ergo también la mía. Un placer Capitán América, ha sido un buen tándem… y que le den a los unfollow 😉