¡Calla, Anne, Calla!

Que duro es ser una Chica Almodóvar…

Así que: Cerrado por agotamiento

Superada mi primera Alfombra Roja, me pillo unos días porque, cuanto más releo, más pecados creo que tengo que expiar 😉 y porque, cuanto más lo pienso, más duro me parece ser funambulista que farandulera.

Hacer equilibrios -a lo que otros le llamarían versatilidad pero ya sabéis que a mí no me gusta andarme con eufemismos– parece que es lo que nos queda a los “periodistas en peligro de extinción”, esos que hemos abandonado la cautividad pero para el futuro incierto de un mundo que, como ya había augurado Eduardo Galeano, está Patas Arriba o, como bien apuntó Miguel de Lira en los premios Mestre Mateo, funciona al revés: La gente honrada se presupone, no se premia mientras que los corruptos presumen de ello y no son castigados.

Son tiempos más que nunca de mirarnos al espejo, aunque no tengamos claro qué es lo que vemos o lo que queremos ver. Participando en el CGAC en el proyecto: “Qué es para ti ser arte contemporánea” el periodista y escritor que me entrevistó concluyó que :”Estamos muy seguros de que la imagen que devuelve el espejo es la nuestra (…) y con esa misma convicción estamos seguros de ser nosotros, como si en algún momento supiésemos realmente quiénes somos”.

¿Somos entonces un espejismo?, ¿somos acción o actuación?. Teatro, lo tuyo es puro teatro… aunque los Mestre Mateo sean del audiovisual. En el caso de los periodistas cheerleaders yo creo que lo tengo claro -sí, ya sabéis, aquellos que acudimos a la oficina de empleo con coreografía: Dame una I, dame una N, dame una E, dame una M-, nosotros “ya no somos”, nosotros “representamos”. Y lo hacemos en distintas obras, con diferentes actos, intercambiando papeles y adoptando registros que muchas veces no son los nuestros, pero es la ventaja de nuestro oficio, la de reinventarnosy adaptarnos a la circunstancia aunque a veces eso implique problemas de equilibrio, sobre todo para las que no caminamos en plano.

Hablo de “circunstancia” y, de repente, me siento Camilo Franco, porque la “circunstancia, qué palabra” es una de las señas de identidad de su larga trayectoria escrita. Debe ser porque ahora también él -sí, lo sé, y muchos actores- se vistió de minifalda, pilló los pompones y salió conmigo y con tantos otros al medio de la pista a deletrear: I, N…. a él, que nunca le gustó bailar y que prefiere a los Beatles que a Madonna. Hace unos días, cuando él, como jefe de prensa, me invitó a mí, como crítica-bloggera, a la Gala no creí ver ni oasis ni espejismos, directamente se me rompió el espejo y ahora solo rezo para evitar siete años más de malos tiempos y que más pronto que tarde ni yo le robe su papel y él me devuelva el mío.

Temps eran temps, en los que en que las salas de prensa había veteranía, con su valor añadido de la experiencia, y en las que los profesionales trabajaban conscientes del juego de mercado: X trabajo X salario. Hoy, y el sábado en Palexco -y el sector también debería de echarlo de menos- eso sí que fue espejismo porque la imagen mayoritaria real de quiénes somos fue la del “altruismo” y ahora claudico ante el eufemismo porque emplear la palabra adecuada implicaría que me saliese la víscera y, siempre a la contra, que para eso soy Anne Merkel, gritar nunca es el mejor registro.

Continúa mi conversación en el CGAC -y no fue casual mi elección de la obra, audiovisual:  Las cosas simples. Francisco Ruiz de Infante-  concluyendo que “un espejismo es más el cine y que Anne Merkel podría ser una imagen de cine”.

No sé lo que pensaréis vosotros, mis queridos maleantes 😉 ni si por escribir también de otras cosas -la versatilidad obliga y, conste, también realiza aunque no dé de comer- volveré a veros a mi regreso; no me toméis tampoco a mal que hoy os haya calzado una de Sabina. Sí, lo prometo, también haré penitencia por ello.

En cualquier caso, Lectores todos, sean ustedes felices y, ya saben, lleven la contraria, es decir, pequen sin dolor y sin condena.

Revista de Prensa

#MestreMateo14

Lo que vuestro ojo no vio

Porque no todo va a ser análisis y reflexión; porque, al fin y al cabo, los premios tienen su razón de ser mayoritariamente en la imagen y porque, no voy a engañaros, siempre quise hacer una de esas galerías como las que hacen la Vogue o la Cosmopolitan después de los Oscar aquí va mi selección y reinterpretación de lo que www.crisandina.com  y Moncho Fuentes  registraron a través de sus objetivos.

Obviamente, tengo sus permisos pero en caso de no haberlos conseguido… nada dijo el presidente de la Academia sobre todo el tema de la descarga ilegal, ¿no?, así que…. lío lío lío lio 😉

¿Plagio, homenaje o inspiración? Marc Jacobs lo hizo primero, lo de las lámparas, digo

Pero no nos metamos en “jardines prohibidos”

Ahora entiendo lo de la escenografría y la ciencia ficción, ¿diálogo institucional?

cris-dianaLo dicho, lo dicho, que nada de “jardines”

Pensemos, entonces, en sirenas… por delante

Y Sirenas… por detrás. Sí, esta foto no es de Cris, es de @rabudo1, que se ve que le temblaba el pulso 😉

cris3-cenicientaO en Cenicientas, con ¿hermanastra o amiga? 😉 y con una publicidad nada encubierta que, al menos, era de EVDB y no de una ETT (Mestre Mateo 1-Goyas 0) y además, Isabel, tienes razón ¿por qué todos los discursos van a ser de reivindicación y no de pendientes, bolsos y estilismos?

Ya salió la macarra, ¿ves?, seguro que por esto te tuviste que hacer tú la foto ;). Las chicas son guerreras

Érase un hombre a un micro pegado. Sí, Gayoso, pon un poco de orden. Ah, ¿pero no era Roberto Vilar el que presentaba?

Para que después digan que el Mejor Comunicador por Luar protagonizó el momento #vivaantes. La herencia del bipartito

Gritar es malo pero insultar… mucho peor 😉 La verdad es que su marketing fue mucho mejor que el mío

A ver, chicos, que lo importante no es ganar es darse a conocer. Claro que… ¿el de la segunda foto no es el de Padre Casares?. Bueno, quizás sea yo la única que lo conoce. Propongo para los MM15 que el “selfie de perdedores” también sea categoría 😉

Y a Nico Campos que le pudo el pudor y no se atrevió a venir en cueros…

Una luz cegadora, un disparo de muerte… Usa gafas de sol, ¡qué movida!

#eravisto

Familia invitada a seguir la gala. Ah, no, que era al revés, siempre se me han dado tan mal las matemáticas que lo único que conseguí aprender es eso del orden de los factores no altera el producto #eravisto 😉

Sí, la canallesca también somos Gente Honrada. Hasta el jefe de prensa que directrices… las justas, es decir, ninguna

Claro que si de honradez se trata… aquí, PICO

Y aquí su Día Azul que, con permiso de Nacho y de Emma, también es el mío

(Si, lo siento, yo también tenía que salir, pero os prometo que no es una cuestión de ego, son ejercicios que me ha puesto mi loquera para que me quiera un poco a mí misma; aunque quizás… el asunto se le esté yendo un poco de las manos)

Buitre sí, pero ¿y lo sano que es reírnos, hasta de nosotros mismos? Hasta el año que viene, si volvéis a invitarme, claro 😉

De todo, menos silencio

El establishment de nuestra  cultura, tanto gallega como española, ha decidido por todos nosotros y en función de su decisión no existe un solo lector que ponga un pero a los textos de Manuel Rivas Polycomander -quien, por cierto, no es como Morris, que siempre está nominado pero nunca gana-.

Yo aún disto mucho de ser establishment de nada, tampoco me va la vida en ello, pero hoy me siento bastante crecida, y no sólo por los centímetros de mis tacones, así que me voy a permir el lujo de concluir esta entrada con un simple: Yo también soy Manolo ergo ya sabéis lo que opino sobre los Mestre Mateo 14😉

– ¡Ay, para!

Esto ha sido por @rabudo1, que me ha dado un golpe en la cabeza, ¡él, que debería ser más sensible con esa parte del cuerpo! El caso es que, obviamente, por muchos centímetros que me sostengan -además, finalmente cambié los salones por “no sin mis zapa”– no estoy a su altura así que me ha obligado a poner pies en tierra y a darle a la tecla.

-Que sí, que ya voy, pero ni me plagies ni me presiones 😉  simplemente estaba haciendo un “falso directo”.

Falsa… aún eres un rato largo, que no estás dando la misma caña que en el off the record, pero directo… vete guardando la polvera que en 2 minutos… y ¡entramos!

Increíble pero cierto, una gala retransmitada en riguroso directo aunque, leídos algunos comentarios, quizás lo de la manipulación habría molado más, sobre todo para trucar el metraje, porque si cansados acabamos los presentes: currantes y maleantes, no quiero imaginar a sus señorías en sus casas, claro que como apuntaban algunos tuiteros ellos, por lo menos, tenían catering, sofá, cama y mando a distancia.

Y es que quizás, como sugería @radudo1, unos premios que son, como casi todos los premios, para dejarse ver y darle al postureo no tienen por qué ser necesariamente emitidos en la tele. Algo así como cuando escribimos en diferentes soportes pero nos empeñamos en mantener un mismo registro. Y hablando de registros, me dá igual que Isabel Risco ( Premio Mestre Mateo a mejor interpretación femenina de reparto) haya sido trendig topic y que incluso haya quien ha escrito que “rompía tendencias” por vestir falda y zuecas de gallega complementadas con un quiero y no puedo de mi frac chaqueta. Romper supuestamente las reglas también puede ser otra forma de postureo y gritar es de mala educación, además de muy jodido para quien tiene que regular el sonido de una retransmisión.

No me gusta que me griten en lo particular y, por lo general, no por romper tímpanos ajenos y gargantas propias se habla más alto. Lo que digo siempre, por ejemplo, con el tema de enseñar cacho, no por lucir pierna, culo y teta vas a realzar, precisamente, tu belleza y tu inteligencia. Lo implícito y lo explícito y en la gala hubo buen ejemplo de ello. Defiendo, como Isabel, el cerco, la educación, el naval; pido trabajo para el audiovisual, para mí y también para el fontanero, pero hay tantas formas de decirlo sin acabar siendo una caricatura de ti mismo… y he aquí un ejemplo, el de alguien que se enfrenta en cada programa a la realidad de los miles de jóvenes y no tan jóvenes que tenemos que encontrar en el extranjero: “Que sea la esperanza y no el miedo la base de nuestro desarrollo” (Mónica Ares, Premio Mestre Mateo, junto a Toño López e Isabel Caaamaño, a la mejor realización).

Sí, yo aproveché ese momento en el que el público decidió entregarse al discurso fácil -el de Isabel, no el de Mónica- y protagonizar esas frases hechas de: “Consiguió levantar al auditorio”, “un público puesto en pie”, “el clímax de la gala”… para retocarme con mi gloss naranja y esperar, en paz, a que tras la tempestad volviese la calma.

Sé que algunos pensarán que he escogido esta canción a mala hostia, pero a Dios pongo por testigo que nada más lejos de la realidad. Con o sin discrepancias, estilísticas en mayor grado, todos los allí presentes, unos más que otros, como en botica 😉 somos gente inteligenteSomos gente honrada, gran triunfadora de la noche con sus seis estatuillas -También soñé con escribir alguna vez este tipo de sentencia ;)- y Berrogüeto recibió un merecido premio a mejor Música Original, con sabor a despedida. Pena de Guille en el escenario, porque suele ser el mas trendy de todo el folk gallego.

Se emociona @rabudo1 con el aturuxo de Xabier Díaz mientras que yo ya he perdido la cuenta de en qué página de “entregadoras” estamos.  Las únicas que, por cierto, aún pudieron lucir algo sus vestidos, porque otra de las desventajas del directo infinito es que tras horas invertidas en chapa, pintura y probador, al final, cuando te levantas, lo más probable es que se te hayan hecho arrugas, en el caso de las vestidas por patrocinio, o se te haya deformado el estilismo a la altura de las nalgas en el caso de las vestidas de mercadillo, que habelas hainas y no, como dice mi biógrafo, porque vestir de manera adecuada (que no bien, no seais simples) sea caro sino porque lo más importante para vestir adecuadamente es reconocer la circunstancia y esto nunca va de trapos.

Así a vista de pájaro, que el pudor y mi Samsung me condicionaron mis momentos gráficos, y a espera de la galería completa que colgará la Academia, hubo efectivamente gente bien vestida pero aburrida. Aunque lo advertí, muchos siguieron apostando por el negro, y el público queremos soñar en color; agradecí las que se atrevieron con el color y con una prenda tan difícil como el mono, véase Lorena Pose; el soft es acertado, es su temporada, pero a mí, personalmente, no me dijo nada; la extravagancia, antaño llamada modernez, está demodé, hasta el hipsterismo ya no es lo que era; los destellos y sirenas, pues qué queréis que os diga, que sí, que a @rabudo1 se le iban los ojos y en mi registro Manolo a mí también se me irían pero por las curvas y, sobre todo, por la cachonda, por lo demás…

En los prolégomenos de la Gala, cuando los presentes aún estaban a tiempo de no cometer errores recordé que soy Anne Merkel, soy punk y subversiva, soy extraterrestre así que me caería en gracia quien rompiera las reglas de la etiqueta y de las tendencias impuestas. Casi había tirado la toalla, pues aunque me duela por Paula y Carla (EVDB), que también me vistieron a mí, no me pareció nada acertada la elección cenicienta de Isabel Blanco (Premio Mestre Mateo a la mejor interpretación femenina protagonista), enamorada me hallo, eso sí, de su clutch verde, que también encontró su espacio en el escenario y, aunque esté mal decirlo, de como iba yo, sobre todo de mi EVDB gargantilla-joya.

Seguí buscando y tras comprobar, satisfecha, que sí que algo está cambiando porque no vi ni una sola camiseta del Reixa, ahí estaba ella, haciendo cola para el photocall del brazo de Alejandro Marzoa (aunque esta foto no le haga justicia)

Primero me gustó la actitud, su punto macarra con caña en mano, después me enamoró su bolso, entre lo cursi y lo retro, de Montse Rego, otra buscavidas; decidí por fin hacer la radiografía completa y no podía ser otra, una más de “Gente Honrada”, Eva Camino, nominada a mejor Vestuario, premio que finalmente no recibió pero sí se ganó el mío. Digamos, para resumir, que hay un ex aequo, Lorena Pose en Pret-à-Porter y Eva en underground.

La Academia, como debe ser políticamente correcta, solo interactuó conmigo para saber si ya tenía un estilismo favorito, pero siempre que alguien gana… alguien pierde y, lo siento, pero tengo que decirlo. Reitero lo del pudor y las fotos, además también está todo eso del derecho a la intimidad y, sobre todo, no resultar ofensivo, así que simplemente os voy a dejar con este personaje de Sex in the City porque si me quedaba alguna duda de que todos tenemos un doble en esta vida, ayer esa duda se convirtió en certeza, sin final trágico, claro.

El cansancio y el hambre trajeron consigo alguna nube al momento que tenía que llegar, el merecidísimo homenaje a Pico, emociona porque sí pero sobre todo por mi compañía, así que miré a Nacho por el rabillo del ojo y le susurré al oído “Sabes esos días azules…. pues hoy es uno de ellos”.

Conste que de la misma manera que prefiero la reivindicación al estilo Mónica Ares y no al modo Isabel risco, también prefiero los homenajes con menos lágrima y más sonrisa pero yo no decido, la Academia organiza. Su presidente, sin embargo, sí pareció hacerme algo de caso en lo del positivismo, y aunque reconozco lo bien que le sienta el smoking, yo no puedo evitar visualizarlo con sus papeles de malo 😉

Con una peculiar banda sonora y con el Fary presidiendo y guiándonos -que ya debimos interpretarlo como una señal del premio a Gayoso por #vivaantes– @rabudo1 y yo hicimos el trayecto de ida debatiendo sobre qué tendrán que ver el cine y la catedral como para darle nombre a los premios, obviando claro lo de la peli del Códice. Le di vueltas y vueltas y creo que he llegado a una conclusión, Mourelos, además, y otras intervenciones me ayudaron a ello: ¿Está el audiovisual gallego en ruinas, en obras o cerrado por reformas?, ¿hasta cuando podrán durar los andamios? .

“Existimos, queremos seguir existiendo, tenemos mucho que contar, buenas noches y en la medida de lo  posible, sean felices”

Pues con esta felicidad a la que nos invitaba el presidente cerramos el chiringuito, bien habló cuando dijo en la medida de lo posible, porque fue salir del espacio de prensa y ni un triste pincho que llevar a la boca quedaba. Así que quizás a lo de las ruinas deba añadir algo así como ¿tiene también el sector un problema de inanición? 😉

Saqueadas las mesas y agotado el vino, el Fary, Nacho y yo nos recogimos, que además yo no llevaba corrector de ojeras, pero parece que fue justo en ese momento cuando empezó la fiesta. El pincha amenizaba con Quisiera ser… aurora boreal, yo besé a mi incondicional amor amado (y no voy a dar nombres que después decís que no soy objetiva) y allí dejamos al personal, en un ambiente en el que había de todo, menos silencio y en el que, a falta de bolsos de Loewe -que nosotros somos más de Songoku que de Pokemon- ¡se pintaron, se vistieron y pumba, arriba las pestañas!

Quiero hacer una mención especial al equipo de comunicación de la gala, Camilo Franco y Sonia Díaz, por facilitarnos el trabajo, tanto a periodistas en activo como a los que estamos en peligro de extinción y por habilitarnos, por primera vez, un espacio con la infraestructura necesaria, tiritas y un mínimo de subsistencia. Para que luego digan que sólo curran los plumillas no los gabinetes de prensa. Nuestro agradecimiento no ha sido en forma de Mestre Mateo, ya os expliqué que no entendíamos el concepto del nombre del premio, sino en forma de submarinos amarillos 😉

Jefe de Prensa; mientras, Sonia Díaz trabaja, mujer tenía que ser 😉

Allí me planté y en tu fiesta me colé. Boys and girl’s Voz

Momento tirita. Herida y desinfeccción. A @rabudo1 le asusta y a Franco le da grima

Y el día en el que @rabudo1 inventó el selfiecall del photocall

Tranquilos, Nacho sólo cumplió parte de su sueño, el de dar palmas, durante el fin de la gala, camino de vuelta no soltó las manos del volante, siempre valoró su vida pero ahora, más si cabe ergo también la mía. Un placer Capitán América, ha sido un buen tándem… y que le den a los unfollow 😉