Obituario

Necesitaba una nueva sección pero nunca pensé en una como esta, a pesar de lo mucho que me gusta leerla en los diarios. No es una cuestión de morbo, que nada detesto más que la muerte, es una cuestión de curiosidad y de respeto por aquellos personajes a los que la historia decidió relegar a las últimas páginas del periódico, independientemente de su talento.

Es como las películas de serie B, sí, esas que, sin embargo, a mí me dan tan buenos momentos en mis tardes de sofá y letargo. Leo Obituarios porque siempre me son ajenos, siempre son como un ejercicio de aprendizaje y memoria pero de otros tiempos, por eso casi siempre son en blanco y negro.

(Foto María Costas)

Enma Pino parece que se va también de ese color, y no por su inesperada y temprana ausencia, sino porque alguien ha desempolvado una antigua instantánea de glamour, felicidad y risas, que así es como uno se debe despedir y recordar; una Dolce Vita, imagino que viguesa, protagonizada por dos mujeres de los 80.

Sigue leyendo

Anuncios