#Encampaña, Violencia de Género

Entre los lugares comunes de la troika, el déficit, los buenos, los malos, los mejores, los peores, el paro juvenil desde la perspectiva del asalariado que ya está más próximo a una cómoda jubilación que al acné etc ayer sólo me llamó la atención, como a todos, que imagino que por eso fue noticia y eso también debería darnos qué pensar, las declaraciones de la candidata del PSOE a las europeas Elena Valenciano en las que hacía público que no era atea y que en su particular altar estaban al mismo nivel Cristo, Felipe (González) y El Che. ¡Que si lo sé le dejo mi falda!

Como lo nuestro siempre es matar al mensajero pero a mí, a veces, me puede el corporativismo, diré que no es culpa del periodista o del medio poner el foco en tal “anecdótica” o “descontextualizada” afirmación y no en alguna de las frases del “argumentario”. Y lo digo así, lanzándome a la piscina, porque de argumentarios aún sé un poco, de su falta de credibilidad por ser consigna y no mensaje y de su falta de noticiabilidad por su falta de realismo; paradójicamente, les llamamos argumentarios cuando casi nunca vienen acompañados realmente de sólidos argumentos, de ahí que yo me refiera a ellos como “lugares comunes”, cuando bien sé que el déficit es un problema y sobre el paro… el juvenil y el adulto… pues qué queréis que os diga. El caso es que en su boca, por mucho que Elena se ponga informal con coleta y Arias Cañete se coma un yogurt caducado no me lo creo.

Entre todos estos lugares o espacios, decía, ayer se quedó fuera Nigeria, o lo que en mi particular agenda de campaña podríamos llamar… no sé: ¿Derechos humanos?, ¿Política internacional?, ¿Violencia de género?. Yo opto porque el conflicto tenga “nombre y apellidos” porque la violencia suele ser un tema transversal que no se reduce al último escalón de la pirámide, el del secuestro y venta para esclavas sexuales en el caso del país africano, o el de la hostia o puñalada con resultado de muerte en el caso, por ejemplo, de España. Sigue leyendo

Anuncios