Te debo un agarrao

Hoy toca libro y, dadas las circunstancias, previsibilidad. Como previsible era que en la batalla contra Casiano, el muy cabrón ganara finalmente en el segundo asalto. Nacho lo sabía, éramos los demás los que no quisimos superar la fase de la "negación" y preferimos autoengañarnos construyendo un imaginario en el que, en cualquier momento, Rabudo … Sigue leyendo Te debo un agarrao

Carpe Diem

La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa (...) y a ella mis queridos rabudos tienen que seguir aportando estrofas Walt Whitman,  Hojas de Hierba