Confieso que he vivido

Mordor

Loja-Mordor

Y allí van exactamente tres meses desde que llegué por primera vez a mi nuevo Mordor. Son 90 días exentos de impuestos, lo que no quiere decir que no tengas que pagar peaje. 2.160 horas que suman distinto en función del continente.

La ciencia no es exacta y el ciclo habitual de un día se ralentiza en un país donde el sol sale y se pone siempre hacia las seis.

Cuando aterricé, fijé el contador de la nave a cero pero olvidé llevar la cuenta de los quilómetros recorridos. Serán objetivamente menos de los que realmente siento;  quizás todavía no los suficientes mas, en todo caso, son, sin duda, los que me han hecho crecer a base de algunas risas, ciertas hostias y mucha soledad, individual y colectiva.

Hoy, más que nunca, soy de Saturno y siento mis tiempos como años luz: A años luz de lo que habría vivido de no mudarme, a años luz de lo que realmente había venido a buscar, a años luz de saber si decido lo correcto.

Soy de Saturno y soy punk-gafe. He aquí el resumen, en imágenes, de estos 194.400 minutos en el centro del mundo.

Un casi terremoto

Terremoto Quito

Seísmo en Quito

Un casi ahogamiento

Nangaritza

Cuatro tontos muy tontos

Un casi incendio

los libros arden mal

Los libros arden mal

Un casi trabajo

gestión de emails

Gestión de e-mails

Confieso que… Sobrevivo. 

Sin prisas

Anuncios

Buenazo, lean!

buenazo lean

Amen y lean

Dez anos levoulle a Ulises chegar a Troya, dez anos pelexou na guerra e dez anos máis tivo que empregar para volver á súa isla, ó seu, á súa casa. Pobres dos inadaptados, que pelexamos por saír de aquí, inxenuos nós, inconscientes de que como Adrián Solovio volveremos tras darnos conta de que o que queriamos está o redor de nós. Pero hai que librar guerras para iluminarse.

Vicente Risco

Risco, Vicente: Nós, os inadaptados (1933) vía Contra el insomnio

 

Decidir

Anne Merkel

Anne Merkel vista por Cuando se va la luz

De los tiempos de las poliedrias también viene lo de la duda metódica, lo de mi eterna indecisión.

Entre Pessoa e o Dessasosego. Entre un vuelo que se ha despresurizado hace unos días; carros que se vuelcan y degollan asistentes a un congreso que gestiono y barcas liberadas por exceso de confianza e inconsciente falta de habilidad.

Tierra, mar y aire. ¿Cómo llegar a Quito? 😉

Camino de “El refugio”, camino a casa. Feliz finde